Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas afirma que los 15.000 millones aprobados contra los incendios apenas aumentan lo ya previsto

Al mismo tiempo que el diputado del Partido Popular (PP) Josep Maria Fabregat aseguraba ayer que el total de las inversiones en política forestal y contra incendios arrancado por su partido al Gobierno catalán asciende a 30.000 millones de pesetas en cinco años, el consejero de Economía del Gobierno catalán, Artur Mas, minizaba las cifras y echaba agua al vino de la satisfacción de los conservadores. Los 3.000 millones de pesetas anuales aprobados por el Parlament son sólo algo más, aseguró, de lo que ya se viene destinando a este fin.

No quedó claro si por un desliz o para relativizar la imposición del PP al Gobierno de Convergència i Unió (CiU), Mas aseguró que la resolución del Parlament sobre la política forestal y de prevención de incendios no significará "poner 15.000 millones de pesetas más" sobre las previsiones de gasto de esta materia para los próximos cinco años. Durante 1998 ya se preveía gastar, según el consejero, unos 3.000 millones de pesetas para prevenir los fuegos forestales, la misma cifra que establece la resolución parlamentaria. "Si esta resolución tiene una cosa negativa es que da la sensación de que ahora no se está gastando dinero, cosa que es falsa, porque se está gastando bastante más de 2.000 millones de pesetas anuales" en la prevención de incendios, indicó. Agregó que si el Parlament quiere cuantificar el gasto en prevención "de esta manera, especialmente en un momento de mucha sensibilidad", el Gobierno catalán "lo que tiene que hacer es, con sus medios, cumplir la resolución y asegurar que en promedio en los próximos cinco años" habrá un nivel de gasto de 3.000 millones de pesetas anuales. La visión de Fabregat sobre este mismo acuerdo era distinta. "Mientras la izquierda buscaba la reprobación del Gobierno", dijo, "nosotros fuimos a buscar aprobaciones, como suponen los 30.000 millones en inversiones durante 15 años en política forestal, ayudas a los afectados y para la prevención y extinción de incendios". El consejero de Economía aclaró que la resolución del Parlament no se refiere a inversiones materiales del Gobierno catalán para prevención de incendios, sino al conjunto de los gastos de la Generalitat en política forestal y de prevención de los fuegos. El Departamento de Economía asume plenamente, dijo Mas, el compromiso de mantener en los próximos cinco años el promedio de gastos previsto para 1998 en esta materia. La madera quemada A esta cuestión se refirieron también el presidente del grupo parlamentario del PSC, Joaquim Nadal, y el de Iniciativa per Catalunya-Els Verds, Rafael Ribó. Nadal denunció que los 15.000 millones pactados por CiU y el PP rebajan a la mitad la inversión prevista por el plan general de política forestal elaborado después de los fuegos de 1994. Recordó Nadal que entonces se aprobó dedicar 6.000 millones anuales a los bosques de Cataluña y los acuerdos del miércoles sólo prevén 3.000 millones de pesetas. Por otra parte, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, rechazó ayer las peticiones del sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) para evitar la caída de los precios de la madera, que los afectados por los incendios de julio se verán obligados a vender ahora a la baja. Esta petición había sido formulada por los partidos de izquierda en el Parlament y fue rechazada por CiU y el PP. Ayer fue presentada de nuevo por los dirigentes de UP Pep Riera, Josep Puigpelat y Joan Casajoana, en una reunión celebrada con Pujol en la sede del Gobierno catalán. A esta reunión asistieron también los representantes del Consorcio Forestal y el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, que no apoyan estas peticiones de los payeses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1998

Más información

  • Pujol rechaza la petición de Unió de Pagesos para evitar la caída del precio de la madera