Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU acusa a los serbios de repetir en Kosovo la "limpieza étnica" de Bosnia

Varias comarcas de Kosovo han sido abandonadas por todos sus pobladores de origen albanés debido a la destrucción, los incendios y el saqueo que han sufrido sus localidades en una operación calcada de la limpieza étnica practicada en la guerra de Bosnia, según denunció ayer el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (ACNUR). Sin embargo, las fuerzas serbias no comparten esta interpretación y han anunciado que tres puntos conflictivos en el interior de Kosovo han sido "neutralizados". Estados Unidos ha advertido sobre una futura "pesadilla humanitaria".

"Los refugiados que huyen de los combates aseguran que las viviendas han sido incendiadas y saqueadas por los paramilitares serbios o por la policía", señaló el portavoz de ACNUR, Kris Janowski, quien situó la zona más castigada al sur de la región de Srbica. Janowski añadió que no desea que Belgrado repita la limpieza étnica llevada a cabo en Bosnia. El portavoz del ACNUR dijo que la actual ofensiva serbia está teniendo como resultado el desalojo total de la población de origen albanés y la separación de serbios y albaneses en dos áreas distintas.Espectaculares nubes de humo negro se elevaban ayer desde las poblaciones conquistadas por las fuerzas serbias. En el valle de Lausa, a unos 30 kilómetros de la capital kosovar, Pristina, cientos de personas abandonaron sus casas precipitadamente cuando éstas comenzaron a ser el blanco de los proyectiles serbios.

Los refugiados, en su mayoría mujeres y niños, corrían hacia los montes vecinos acarreando todas las pertenencias que podían, mientras las tropas serbias lanzaban granadas de mortero contra viviendas y sembrados. Algunas de las víctimas del ataque señalaron que buscaron refugio en un bosque cercano, pero tuvieron que reanudar la huida cuando los proyectiles comenzaron a estallar cerca de ellos.

El Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) señaló que los serbios están utilizando francotiradores en la zona donde se lleva a cabo la ofensiva ordenada por Belgrado.

Por su parte, el mediador extraoficial para Kosovo, el estadounidense Christopher Hill, advirtió ayer que "si no empieza el proceso de regreso [de los refugiados] en las próximas semanas tendremos una pesadilla humanitaria".

70.000 desplazados

Desde que la semana pasada se recrudecieran los combates, unas 70.000 personas han abandonado sus hogares. Naciones Unidas maneja una cifra total de 180.000 desde el comienzo del conflicto armado en Kosovo el pasado mes de febrero, aunque otras fuentes la elevan a 200.000.A pesar de todas las advertencias internacionales, el primer ministro serbio, Mirko Marjanovik, declaró que "estamos luchando contra el terrorismo con decisión y sin comprometernos con nadie", y añadió: "Ganaremos esta batalla".

La nueva ofensiva iniciada el domingo que llevan a cabo las tropas serbias se produce en flagrante contradicción con las palabras del presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, quien aseguró que las operaciones a gran escala iniciadas en julio habían terminado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998

Más información

  • El mediador de Estados Unidos advierte sobre una posible "pesadilla humanitaria"