Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Misógino o mujeriego

Desconfiaba de la princesa de Éboli. A pesar de algunas antiquísimas leyendas que cuentan que Felipe II tuvo relaciones con ella, no parece tan claro. "No hay documentación para respaldar esta interpretación". El rey tuvo amores muy apasionados, alguna amante de vez en cuando. Y, según fueron pasando los años, se volvió cada vez más fiel. "Felipe II no era misógino, fue uno de esos tantos hombres que confiaban y confían más en las mujeres que en los hombres. En sus esposas, en sus hijas, sobre todo. Con los hombres tuvo una relación difícil, como con el príncipe de Éboli o el duque de Alba. Nunca tuvo una amistad estrecha con ellos".Acerca del poco interés que se le atribuye a este rey por el sexo, Kamen replica con humor que hay "evidencia irrefutable" de la normalidad del rey en cuestiones sexuales: "No era un Clinton, pero se puede comparar con algunos jefes de Estado de otros tiempos y de estos tiempos que han tenido relaciones de ese tipo".

Sobre la esposa preferida de Felipe II, Kamen dice que fue Ana de Austria, la última. "Esto sorprende porque en la mayoría de los libros la que figura es Isabel de Padua, la tercera", comenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998