Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consenso fiscal

La apuesta por el modelo federal lanzada ayer por Antoni Negre coloca a la Cámara de Comercio de Barcelona a la rueda de un consenso que ya es bastante mayoritario en las instituciones empresariales y económicas: el federalismo fiscal. Negre proclamó las bondades del federalismo alemán, regido por una Cámara de representación territorial, el Bundesrat, en consonancia con la vieja idea de transformar el Senado español. Hace unos días, el Círculo de Empresarios de Madrid hizo público un estudio bien acogido en La Moncloa -Hacia un federalismo competitivo-en el que se apuesta por el referente federal norteamericano. En ambos casos el diagnóstico se repite: el proceso de descentralización del gasto público llevado a cabo en los últimos años no se ha visto correspondido por una descentralización de los ingresos. Asimismo, aunque con diferencias de matiz, ambas instituciones coinciden en la solución propuesta al señalar que la asimetría entre los ingresos y los gastos sólo encontrará una salida eficaz reforzando la responsabilidad fiscal de las comunidades autónomas. Tanto el Círculo de Empresarios como la Cámara de Comercio de Barcelona consideran que el sistema federal comporta una mejora de la eficiencia económica y del gasto, al tiempo que facilita la percepción de que los impuestos se destinan a finalidades concretas. Por su parte, los nacionalistas de CiU han anunciado el diseño de un nuevo sistema fiscal para el año 2001 que recoja estas aspiraciones del mundo económico tal como refleja la opinión de la cámara. En líneas generales, este parlamento empresarial plantea la necesidad de acercar Cataluña a la financiación per cápita del País Vasco y Navarra, dos comunidades que disfrutan del sistema de concierto económico con la Administración central. Así, el federalismo alemán de Negre podría ser concomitante con el federalismo norteamericano que propugna el Círculo de Empresarios de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de julio de 1998