Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente da el visto bueno al parque eólico de la sierra de Elgea

El proyecto del parque eólico de Elgea, el primero que se construirá en la comunidad autónoma, tiene ya la declaración favorable de impacto ambiental de la Viceconsejería de Medio Ambiente. El informe oficial introduce algunas condiciones y medidas correctoras, pero da por bueno el proyecto en su práctica integridad. La viceconsejera Esther Larrañaga defiende Elgea en el marco del plan energético estratégico aprobado en el Parlamento, frente a las críticas que ha cosechado el proyecto en ámbitos diversos.

La Viceconsejería de Medio Ambiente ha informado favorablemente el que será el primer parque eólico de la comunidad, situado en la sierra de Elgea, en el límite entre Álava y Guipúzcoa. La declaración de impacto ambiental, emitida a principios de mes y pendiente sólo de su publicación en el BOPV, establece, no obstante, algunas condiciones que Eólicas de Euskadi S.A., la promotora del proyecto, deberá cumplir antes poder emprender las obras de la instalación. La resolución de la viceconsejería precisa que el informe favorable lo es únicamente para la extensión de 4.650 metros a lo largo de la cual se levantarán los 40 aerogeneradores de 60 metros de altura que constan en el plan. Puesto que éste es parte de un proyecto más amplio, que ambiciona ocupar la totalidad de la sierra de Elgea-Urkilla, según las previsiones del Departamento de Industria, la resolución deja fijados los límites de eventuales ampliaciones. El umbral de impacto crítico se sitúa en una longitud de 9 kilómetros y en ningún caso, se afirma, las futuras ampliaciones podrán superar esa extensión total. Cualquier nuevo tramo tendrá que someterse a una nueva evaluación individualizada, de acuerdo con la Ley General de Medio Ambiente aprobada en febrero pasado. La empresa tendrá que presentar, antes de ver aprobado el proyecto de construcción, propuestas alternativas y de justificación para la ubicación de la subestación transformadora y del sistema de conducción de la energía que producirán los molinos. La resolución de la viceconsejería da por bueno el proyecto prácticamente en su integridad y únicamente obligará a Eólicas de Euskadi S.A. a desplazar el primero de los aerogeneradores a más de sesenta metros del monolito de Mugarrilutze. El proyecto lo situaba a cuarenta metros, mientras que informes sumamente críticos con el parque, como el realizado por un grupo de profesores de la Facultad de Geografía de la UPV, pedían la supresión de los tres aerogeneradores más cercanos a este elemento del patrimonio cultural. Alternativas En cuanto a la solicitud a la empresa para que presente propuestas alternativas para ubicar la subestación transformadora -tales como su desplazamiento al fondo del valle o el soterramiento de la línea de media tensión- es más un modo de obligar a Eólicas a que justifique adecuadamente la localización elegida que un cuestionamiento de ésta. Los técnicos del departamento, señaló la viceconsejera Esther Larrañaga, "no encuentran incorrecto el emplazamiento, pero sí consideran necesario que se argumente y documente mejor". La empresa no obtendrá la aprobación del proyecto de construcción antes de cubrir este trámite. Frente a las alegaciones presentadas por distintos grupos y organismos -algunas de las cuales suponían una verdadera impugnación al proyecto e incluían la solicitud de su retirada-, la viceconsejera Larrañaga defiende la instalación. "Hay un plan estratégico aprobado en el Parlamento, que obliga a una determinada aportación de energía generada eólicamente al total de la producción, y eso no se puede cuestionar", afirma. "Evidentemente, todo parque eólico tiene un impacto sobre valores estético-culturales y por eso decidimos hacer un Plan Territorial Sectorial. Pero Elguea tenía ya autorización y aun así, se decidió someterlo a evaluación de impacto", argumenta la viceconsejera, resaltando que cuando se tramitó esta actividad no estaba sujeta a ese condicionamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 1998

Más información

  • Futuras ampliaciones deberán someterse a nuevos informes de impacto