Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPERCUSIONES DE LA CRISIS ASIÁTICA

El Bundesbank duda de que el plan de relanzamiento de Japón sea eficaz

El Bundesbank, banco central de Alemania, duda de la eficacia del plan de relanzamiento de la economía japonesa presentado por el Gobierno nipón, según recoge su informe de coyuntura del mes de junio. El Buba considera "poco seguro" que el plan refuerce de manera duradera la confianza de los inversores. El banco emisor alemán asegura que la economía germana presenta, por fin, síntomas claros de recuperación gracias al motor de la exportación y el impulso de la demanda interna.

El informe mensual sobre coyuntura económica de la entidad que preside Hans Tietmeyer afirma que "los incentivos fiscales [propuestos por el Gobierno japonés para relanzar la economía] podrían tener repercusiones en la expansión en el segundo semestre de 1998". Sin embargo, duda que pueda reforzar rápidamente y de forma duradera la confianza de los inversores y de los consumidores, a la vista de los continuos e importantes problemas estructurales del sistema financiero japonés.El Gobierno japonés desveló a finales de abril un plan de relanzamiento con ayudas por valor de 16,6 billones de yenes (unos 19,4 billones de pesetas), que establecía una rebaja temporal de impuestos estimada en cuatro billones de yenes con la intención de reactivar el consumo interno.

El Bundesbank considera, además, que la crisis económica y financiera que se vive actualmente en el sureste asiático, no ha sido superada aún, pero se muestra confiado en que, en Alemania, los efectos negativos de la depresión se verán compensados por un nuevo crecimiento de los mercados tradicionalmente claves para el sector exportador germano y, especialmente, en Europa. El Buba señala que la parte de los países asiáticos afectados por la crisis no representa más que un 5% del total de las exportaciones alemanas, lo que "es muy pequeño para poner directamente en peligro la continuación de este crecimiento".

Respecto a la marcha de la economía alemana, el banco emisor germano es optimista y valora positivamente el plan presupuestario del Gobierno del canciller Helmut Kohl para 1998. El informe afirma que el planteamiento del Gobierno es "realista", si bien cree que la consecución de los objetivos propuestos dependerá del cumplimiento de los compromisos sobre "cesión de bienes" expuestos por el Ejecutivo.

Inversión y paro

El Buba cree que la economía alemana ha entrado en una segunda fase de relanzamiento y que, por fin, presenta síntomas de clara recuperación gracias, fundamentalmente, al motor de las exportaciones y al impulso de la demanda interna.Según datos de la Oficina Federal de Estadísticas publicados ayer, las exportaciones alemanas crecieron un 15,3% en los cuatro primeros meses respecto al mismo periodo de 1997 y sumaron un total de 318.200 millones de marcos (cerca de 27 billones de pesetas).

El Bundesbank subraya, además, que, si bien las exportaciones fueron determinantes en la primera fase de la recuperación, ahora es determinante "la reanudación de las inversiones". No obstante, el banco emisor afirma que "la duración y el dinamismo" de las inversiones "sigue siendo por el momento una cuestión abierta". Señala que "después de que durante un largo periodo las empresas fueran cautelosas a la hora de invertir, parece que se ha establecido un cambio para mejor".

Y aún así, la autoridad monetaria alemana considera que el desempleo seguirá siendo el principal problema político-económico del país y afirma que la solución no se encuentra sólo en la expansión económica, sino que "serán necesarios numerosos reajustes estructurales".

Los expertos del Buba señalan que aunque el mercado laboral ha registrado una ligera mejoría, y en los primeros cinco meses del años el paro se redujo en unas 200.000 personas hasta 4,32 millones, "un índice de paro del 11,2% es inaceptable a largo plazo".

A juicio del Bundesbank, la mejora de las ganancias empresariales se ha debido, sobre todo, a la moderación salarial y a un incremento de la productividad que han permitido la rebaja de los costes unitarios de trabajo. Con esa perspectiva, señala que es buen momento para afrontar otras reformas estructurales y lanza un mensaje de optimismo: Alemania volverá a crear empleos. "El descenso de la creación de empleo, que era muy notable tras el boom de la reunificación, está casi terminada", afirma el informe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1998

Más información

  • Alemania muestra una clara recuperación, según su banco central