Padres de anoréxicas piden un plan sanitario contra la enfermedad

El presidente de la Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB), Jaume Pagés, reclamó ayer, en nombre de los familiares, la creación de un plan sanitario nacional contra esta enfermedad, que calificó de "epidemia juvenil" y que afecta ya a unas 250.000 jóvenes en toda España. De ellas, 25.000 residen en Cataluña. Un portavoz de ACAB, Josep Maria Sáenz de Santamaría, indicó que la dramática situación de las afectadas y sus familias se ve agravada por las listas de espera y las insuficiencias de la red sanitaria pública.Una vez han aceptado psicológicamente su enfermedad, las jóvenes anoréxicas deben esperar más de dos meses para la primera visita y otros seis para recibir tratamiento en un centro hospitalario público. La ansiedad que esta larga espera causa a las enfermas fue relatada ayer por una afectada, María Luisa. La joven explicó que fue aceptada de inmediato en el hospital de Bellvitge, donde acudió cuando tan sólo pesaba 30 kilos, después de haber recibido asistencia psicológica privada, sin resultados.

Maria Luisa aseguró que la enfermedad puede curarse y lamentó que otras jóvenes no tengan la suerte de ser admitidas de inmediato en un centro, como le ocurrió a ella. "Cuando acuden a un centro les dan una esperanza en la primera visita para luego quitársela al notificarles que tienen que esperar seis meses más para empezar el tratamiento", indicó.

El servicio de Bellvitge, el más especializado de España para estos casos en mayores de 18 años, cuenta únicamente con cuatro camas. El director de la unidad de trastornos de la alimentación, Vicente Turón, aseguró que su equipo está desbordado. Las listas de espera también son largas en el resto de hospitales públicos. Ello obliga a muchas familias a acudir a centros privados, con un coste de unas 500.000 pesetas mensuales. "Como los familiares están muy angustiados, incluso se hipotecan", declaró un miembro de la asociación.

Desde su creación, en 1992, ACAB ha atendido más de 30.000 llamadas en Barcelona en solicitud de ayuda e información. Las madres han creado una red de autoayuda y cuentan con un teléfono de SOS: el 902 11 69 86. El 8% de las adolescentes afectadas fallecen por paradas cardíacas o suicidio y el 5% mueren por secuelas de la enfermedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50