Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis de Pablo compone su cuarta ópera para el Teatro Real de Madrid

"La señorita Cristina" se estrenará en la temporada 2000-2001

El Teatro Real de Madrid ha encargado una nueva ópera al compositor español Luis de Pablo (Bilbao, 1930) para la temporada 2000-2001, coincidiendo con el 70º aniversario del músico. La composición de la obra, provisionalmente titulada La señorita Cristina, ya está «muy avanzada», declara su autor. «Es un proyecto que me acompaña desde hace tres años, pero siempre lo iba posponiendo», precisó el músico vasco. «Cuando fue seguro que el Real se iba a abrir pensé en la eventualidad de hacer de esta obra mi cuarta ópera».

«Era un poco esperable que la dirección del teatro me pidiera una colaboración», añade De Pablo, que recuerda que Juan Cambreleng, actual gerente del coliseo madrileño, asistió al estreno de su primera ópera, Kiu , en el teatro de la Zarzuela, cuando era director general de Música en el Ministerio de Cultura.El libreto, escrito por el compositor, se inspira en Señorita Cristina, un libro del escritor rumano Mircea Eliade. «Desde el origen fue un tema muy atractivo», afirmó Luis de Pablo. «Para resumir, es la historia de un hombre entre dos mujeres: una viva y otra muerta. Desarrolla la idea de que el amor físico tenga la posibilidad de dar una vida eterna».

El músico comenta que se ha alejado muchísimo de la obra original de Eliade. «Es por esta razón por la que, seguramente, la ópera se llamará de otra manera». Un fragmento de la obra fue interpretado, el pasado mes de marzo, en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. Esta ópera, la cuarta del compositor bilbaíno después de Kiu (1981), El viajero indiscreto (1988) y La madre invita a comer (1993), será compuesta para una orquesta sinfónica y cinco voces (tres de mujeres y dos de hombres).

Instrumentos insólitos

«No habrá coro», precisa Luis de Pablo. «La orquesta será de un tamaño normal, con algunos instrumentos insólitos, particularmente en las percusiones. Por ejemplo, he usado dos ocarinos en un registro muy grave». La puesta en escena correrá a cargo del dramaturgo y académico Fransisco Nieva. «Lo admiro mucho. Debemos vernos estos días para empezar a trabajar sobre la obra», declara el compositor.En esta nueva ópera, Luis de Pablo seguirá tomando «caminos inhabituales» de composición. «Borís Godunov, Pelléas et Mélisande o Makropoulos son óperas que pueden influirme. Me gustan estas obras escritas de manera muy fluida, sin arias o cavatinas».

A los que siguen pensando que la ópera ha muerto, Luis de Pablo les contesta: «Eso se dice desde hace cincuenta años, pero durante este periodo, muchas cosas, como el público, han cambiado drásticamente. Hoy, los compositores tienen ganas de componer óperas y lo hacen». «De todas formas, yo creo que en el género musical, todos los medios tradicionales, no las formas, se reproducirán».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1998