Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hijastra de Ortega le denuncia ante un tribunal por violación y abusos

Daniel Ortega, ex presidente de Nicaragua y principal líder sandinista, ha reaccionado después de tres meses de silencio a las denuncias de abuso sexual y violación que, desde entonces, ha vertido contra él su hijastra Zoilamérica Narváez. La denuncia formal que presentó Narváez ante los juzgados el pasado martes ha sido el reactivo. Los abogados de Ortega califican de «defectuosa» la demanda por abusos deshonestos, violación y acoso sexual.

, La última palabra la tiene la jueza del Primer Distrito del Crimen de Managua quien tiene que decidir si pide o no la retirada del fuero como diputado a Ortega. La Asamblea Nacional ya ha anunciado que el caso, como mínimo, se estudiará.El secretario general del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega, responde pero indirectamente. Ha preferido que su defensa ante los medios sea asumida por su esposa, Rosario Murillo, y por su hijastro y hermano de Zoilamérica, Rafael Ortega y, ahora, por su equipo de abogados. El único intento negociador por parte de Ortega también ha recaído en un hijo: Luis Enrique. Tino , como le llaman familiarmente, trató de convencer a Zoilamérica de que no pusiera la denuncia minutos antes de que ella saliera el martes por la mañana en dirección a los juzgados.

Sin embargo, la estrategia del histórico líder de la revolución nicaragüense sólo ha servido para enredar más esta trama. Primero, fueron los testimonios de Zoilamérica publicados en la prensa nacional los que convulsionaron a la opinión pública. El relato aporta detalles minuciosos de los presuntos abusos sexuales que Ortega cometía contra su hijastra, cuando esta sólo tenía 11 años. Denuncia con precisión las violaciones continuadas que se habrían producido desde que ella tenía 15 años hasta que cumplió los 18. Cuenta cómo tras el matrimonio de Zoilamérica, el acoso sexual se mantuvo justo hasta el momento en que ella lo hizo público. Ahora, la madre de la denunciante, Rosario Murillo, dice que su hija está perturbada y que está siendo «manipulada con fines políticos». Su hermano, Rafael Ortega, asegura que el amigo íntimo de Zoilamérica, Henry Petrie (dirigente sandinista destituido por apoyarla), la ha involucrado en una secta «extraplanetaria» llamada Congénesis .

La madre de Zoilamérica insiste que este asunto es «palabra contra palabra» y sólo coincide en una afirmación con su hija: «Es muy difícil que en una casa donde han violado a una persona durante diez años nadie haya oído nada».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de mayo de 1998

Más información

  • El Parlamento estudiará el caso