Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra del teléfono tiene ya tres frentes

France Télécom irrumpe en España con la intención de convertirse en segundo operador global de telefonía

La compañía francesa de telecomunicaciones France Télécom ha conseguido, después de dos intentos anteriores frustrados, entrar de lleno en la pugna por el mercado español de las telecomunicaciones. La irrupción de la compañía gala, de mayoría estatal en el accionariado, al frente del grupo Lince, pone fin al duopolio constituido por Telefónica y Retevisión, mucho antes de lo que el Gobierno había previsto inicialmente, y permitirá a los consumidores elegir entre tres ofertas distintas a la hora de hacer sus llamadas a partir del próximo otoño.Lince, constituido por France Télécom, Banco Santander, Ferrovial, Multitel y Cableuropa, era el único candidato en el concurso para la tercera licencia de telefonía fija que el Ministerio de Fomento concedió el pasado miércoles. El grupo, que se ha comprometido a invertir 207.000 millones de pesetas en los próximos 10 años, prevé dar servicio a partir de noviembre.

Lince, cuya oferta por la licencia señala que creará 3.000 puestos de trabajo en los próximos 10 años, "dará servicio y soluciones a medida a los mercados residencial, pymes y grandes corporaciones". Sin duda, éste último será objetivo prioritario, ya que los costes para acceder a él son inferiores a los que acarrea intentar llegar al mercado de particulares.

La concesión de la tercera licencia da aún mayor trascendencia al resultado del concurso para la adjudicación de la tercera licencia de telefonía móvil, que permitirá al ganador competir con Telefónica Móviles (comercializa las marcas MoviLine y MoviStar) y Airtel con tecnología digital DCS-1800.

Al concurso, que el Ministerio de Fomento resolverá a finales del próximo mes de junio, se han presentado Alas, encabezada por France Télécom y varios de los socios de referencia en Lince, y Retevisión Móvil, integrada por los accionistas del segundo operador de telefonía fija con Telecom Italia, Endesa, Unión Fenosa, y Euskaltel a la cabeza. La importancia de la tercera licencia de móviles radica no sólo en los volúmenes que se mueven en este segmento del negocio (hay ya cinco millones de abonados a móviles en España), sino en que permitirá al ganador convertirse en una auténtica alternativa a Telefónica como operador de servicios integrados.

Para France Télécom, que no parte como favorita en el concurso, la licencia de fija abre nuevos horizontes. Sin embargo, la compañía gala, que optó a la privatización del 70% de Retevisión frente a Telecom Italia y al concurso de licencias de cable en Madrid frente a un grupo liderado por Endesa y Unión Fenosa, ha empezado a agitar el sector planteando la posibilidad de que no sean tres, sino cuatro, las licencias de telefonía móvil que se concedan para operar en España. Fuentes del sector señalan que la limitación a tres del número de licencias responde más a criterios de viabilidad económica que a problemas de disponibilidad de espectro radioeléctrico.

La competencia arreciará a partir del próximo mes de agosto, cuando el mercado se liberalice totalmente y cualquier compañía pueda solicitar licencia para dar telefonía fija en España a partir de diciembre de 1998. BT solicitará la licencia y prevé integrar su filial en BTTel con Airtel, donde es accionista de referencia, para ser operador global.

Además está el cable, donde se han constituido dos grandes alianzas: Endesa y Telecom Italia, por un lado, y Cableuropa, por otro. Fomento ha adjudicado ya 25 licencias. Los ganadores se han comprometido a invertir 704.000 millones en 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de mayo de 1998