Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tabucchi defiende el libro como un utensilio insustituible de la civilización

"Se puede poner en el bolso; nos acompaña. Tiene una dedicatoria, puede llevar dentro una flor o una imagen que pertenece a nuestras vidas". Por todas estas poéticas razones, el escritor italiano Antonio Tabucchi defendió ayer la pervivencia del libro frente a la creciente competencia de otros formas de comunicación. Las palabras de Tabucchi convirtieron el acto de entrega de la Pluma de Plata, con la que los libreros de Bilbao le premiaron ayer, en una defensa del libro, "un utensilio insustituible".

Tabucchi, hablando un castellano fluido con suave acento italiano, agradeció la concesión de la Pluma de Plata, entregada por la Feria del Libro de Bilbao por las ventas de sus obras Sostiene Pereira y La cabeza perdida de Damasceno Monteiro en la anterior edición de la feria. "La pluma de los escritores es caprichosa, la mía quizá demasiado", dijo con el trofeo que reproduce una pluma de ave de gran tamaño y que en años anteriores recibieron, entre otros, Arturo Pérez Reverte, Bernardo Atxaga y Carmen Martín Gaite. A Tabucchi sólo le quedó desear que a su edad pueda conseguir que "la pluma y la musa sean un poco más serias". Recién llegado de Granada, donde presentó un relato inédito en el que urde una venganza contra los asesinos de Federico García Lorca, Tabucchi citó al autor de La casa de Bernarda Alba para homenajear al libro. Para Lorca, ya en 1931, la cultura era "dependiente del libro", dijo el escritor italiano. Ante los riesgos que corre la palabra impresa frente a otras formas de transmisión, Tabucchi se mostró optimista. "No sólo porque soy escritor", puntualizó. "Personas entendidas como Umberto Eco aseguran que nuestra civilización no puede perder el libro. Es un utensilio insustituible en nuestra civilización". Tabucchi no encuentra respuestas, sin embargo, para explicar por qué crea libros. "Tal vez por miedo del mundo o añoranza de la infancia. O tal vez porque tememos la muerte y amamos la vida y deseamos que se quede alguna cosa en nuestras páginas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1998

Más información

  • El escritor italiano recibe en Bilbao el premio Pluma de Plata