Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente asegura que la presa de Mutiloa ofrece garantías

El embalse de Mutiloa donde están depositadas miles de toneladas de metales pesados tóxicos procedentes de la mina Troya ofrece "todas las garantías", según afirmaron ayer responsables de Medio Ambiente del Gobierno vasco y de la Diputación de Guipuzcoa, que negaron cualquier similitud con lo ocurrido con la presa de Aznalcóllar. No obstante, ambas instituciones anunciaron que realizarán nuevos estudios sobre el estado de la presa y de la mina. La viceconsejera de Medio Ambiente, Esther Larrañaga; el alcalde de Gabiria -donde se encuentra la mina Troya-, Aitor Murua; la representante de Industria del Gobierno vasco, Mara Fuentes, y el diputado foral de Obras Hidraúlicas, Jorge Letamendia, se reunieron ayer en San Sebastián para analizar la situación de la mina y del embalse. Tras la reunión, Larrañaga puntualizó que el caso no es equiparable al de Aznalcóllar "porque el dique se construyó con todas las autorizaciones debidas y técnicamente correctas". Letamendia explicó que la mina fue explotada por la empresa sueca Exminesa entre 1982 y 1992 para extraer zinc y plomo y que luego fue inundada por un acuífero natural, cuyas aguas se mantienen en "condiciones razonables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1998