Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal investiga el derribo de tres palacios protegidos del siglo XVIII

La piqueta ha acabado en el último año en Loeches (2.700 habitantes) con tres casas palacio del siglo XVIII y un caserón del XIX, todos ellos protegidos por la ley por ser de interés cultural. El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, ha permitido y apoyado la demolición de estos edificios históricos, que estaban situados en las calles de Atarre, Chorrera, Baños y Carreteras. La Consejería de Obras Públicas y Urbanismo de la Comunidad ha denunciado los hechos ante la Fiscalía de Urbanismo del Tribunal Superior de Justicia, que ha abierto ya una investigación para determinar posibles responsabilidades penales. Según la Dirección General de Arquitectura y Vivienda, "se ha comprobado que varios edificios recogidos en el catálogo de elementos y edificios protegidos en las normas subsidiarias de Loeches han sido total o parcialmente derribados".Los técnicos de Urbanismo reconocen que estas demoliciones contaban con licencia municipal, por lo que la Comunidad carece de competencias para actuar en este caso. El Ayuntamiento se ha negado a dar una explicación a la consejería, por lo que ésta ha recurrido a la Fiscalía para que tome las medidas oportunas.

PASA A LA PÁGINA 3

Descuido

El Ayuntamiento de Loeches asegura que los palacios derribados "estaban en ruinas"

El concejal de Urbanismo de Loeches, Javier Cogollo, del PSOE, aseguró ayer no entender la denuncia de la Comunidad. "Es cierto que no les respondimos cuando nos lo requirieron, pero fue un descuido", argumentó. Cogollo afirma que los cuatro edificios demolidos "se encontraban en estado de ruina, y no eran palacios, tal y como se afirma". "Es cierto que estas edificaciones estaban protegidas, pero primero está la seguridad de las personas. No podíamos permitir que se cayesen y matasen a cualquiera que pasase junto a ellas. Los dueños de los caserones tampoco tenían recursos suficientes para rehabilitarlos", indica.Cogollo negó que el escudo de la casa palacio de la calle de la Chorrera se haya perdido: "Está guardado y se repondrá en la fachada del nuevo edificio cuando se acabe". El concejal asevera que el caserón de la calle de las Carreteras fue derribado por "acuerdo plenario de todos los grupos porque no era otra cosa que un garaje".

El edil afirma que no tuvo nada que ver con la demolición de la casa de la calle de Atarre. "Había otro responsable de Urbanismo en aquel momento [1997]. Pero, también estaba en ruinas. Desconozco dónde está el escudo y la fachada". Cogollo mantiene que la fachada delpalacio de calle de los Baños sigue en pie. "Sólo se ha tirado el interior", aclara.

Loeches aparece en las guías turísticas porque su casco urbano acumula elementos patrimoniales: dos conventos, el panteón del conde-duque de Olivares y el de la Casa de Alba, entre otros. Cogollo recuerda que hace varias décadas el palacio del conde-duque fue derribado. "Ése es el único palacio de verdad que he conocido en el pueblo, no los que dice la consejería. Cuando lo tiraron, nadie levantó un dedo", apunta el concejal.

Al socaire de estas nobles familias afincadas en Loeches, otras notables llegaron más tarde. Levantaron sus casas palacio y las adornaron con sus escudos nobiliarios.

Por unos hechos parecidos, el fiscal ha presentado ya una querella por prevaricación contra el alcalde de Miraflores de la Sierra, José Miguel Loriente del PP. Le pide varios años de cárcel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de mayo de 1998

Más información