_
_
_
_
_
ASTRONOMÍA : COMETAS Y ASTEROIDES

Los científicos se plantean cómo comunicar las amenazas del cielo

Preocupados por el incidente de hace dos meses en torno a un asteroide que amenazaba la Tierra, que dio lugar a titulares escandalosos en medio mundo, los astrónomos de Estados Unidos han empezado un ejercicio de control de los anuncios de posibles desastres planetarios, que algunos equiparan con la censura.La NASA pretende que los astrónomos mantengan en secreto durante al menos 72 horas cualquier descubrimiento de cometas o asteroides que amenacen la Tierra para dar tiempo a que otros científicos revisen los datos y los cálculos. El Consejo Nacional de Investigación (NRC) de EE UU urgió la semana pasada a los astrónomos a encontrar medios para comunicar sus descubrimientos en este campo. Mientras la NASA pone a punto nuevos procedimientos de control de este tipo de anuncios, un grupo internacional de expertos está redactando las normas. Y el NRC quiere reunir a astrónomos, expertos en evaluación y gestión de riesgos y comunicadores para estudiar cómo comunicar este tipo de noticias sin provocar unas consecuencias reales no deseadas.

El problema es que a medida que aumenta la potencia de los medios utilizados para detectar asteroides se acelera el ritmo de estos descubrimientos, sin que eso signifique que la Tierra se encuentre actualmente en mayor peligro que antes de sufrir una colisión devastadora. En la próxima década se descubrirán probablemente miles de objetos cercanos a la Tierra.

De hecho, en las últimas ocho semanas, los astrónomos han descubierto 12 grandes asteroides que se acercarán en los próximos decenios a la Tierra, aunque sin riesgo de colisión, lo que representa el mismo número que se descubría hasta ahora en un año. Sin embargo, ninguno de estos descubrimientos ha conmocionado a la opinión pública como lo hizo el anuncio del fin del mundo que llegó incorrectamente a muchos medios de comunicación en marzo pasado, en relación con el asteroide 1997 XF11. Y es que ese asteroide tenía algo que no han tenido los demás, una nota de prensa procedente de astrónomos profesionales.

Avergonzados por este paso en falso profesional y por causar una innecesaria alarma pública, los astrónomos se han planteado el problema de la comunicación : «Es un tema que se toman muy a pecho muchos de los científicos», ha dicho Ronald Greeley, presidente de la comisión creada por el NRC para este tema.

Los astrónomos que reciben fondos de la NASA han aceptado no dar a la publicidad los descubrimientos de este tipo durante 48 horas hasta que se puedan hacer cálculos orbitales detallados. Sólo entonces transmitirán a la dirección de la NASA la información, que ésta mantendrá otras 24 horas en secreto. «No se trata de ocultar nada», ha señalado Donald Yeomans, del Jet Propulsion Laboratory, cuyos cálculos el pasado mes de marzo contribuyeron a despejar las dudas sobre el riesgo de colisión con el asteroide amenazador.

Pero las nuevas normas no gustan a algunos astrónomos que destacan la necesidad de comunicar los datos lo más rápidamente posible para poder establecer con precisión la trayectoria del asteroide o cometa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_