Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro de Túnez pide a Aznar mayor intercambio comercial

El presidente del Gobierno, José María Aznar, participa desde ayer en la segunda cumbre bilateral hispano-tunecina, que pretende impulsar las relaciones económicas y de cooperación entre ambos países. El primer ministro tunecino, Ahmed Karaui, invitó a Aznar a intensificar las relaciones comerciales y la inversión española en el país magrebí. No hubo referencia alguna al respeto a los derechos humanos en Túnez, único punto de fricción en las relaciones bilaterales, según fuentes gubernamentales.

En su primera entrevista, de 45 minutos de duración, Aznar no abordó las quejas de la Unión Europea respecto al respeto a los derechos humanos en Túnez. El empeño del gobierno tunecino en reprimir a los grupos fundamentalistas, cuyos partidos fueron ilegalizados tras la guerra del Golfo, ha llevado a las fuerzas de seguridad a realizar frecuentes detenciones arbitrarias.José María Aznar ha prometido a Túnez ayuda en todos los terrenos para el desarrollo y manifestó su deseo de convertirse en valedor del país magrebí ante la UE, con la que Túnez tiene firmado un acuerdo de cooperación operativo desde marzo pasado. Las relaciones económicas bilaterales y la problemática de seguridad y cooperación en el Mediterráneo occidental son los dos puntos clave de las discusiones de la reunión de alto nivel entre Túnez y España, en las que participan, además de Aznar y Karaui, los ministros de Economía y Medio Ambiente y los secretarios de Estado de relaciones exteriores, transporte, industria y energía.

Al iniciarse la reunión el primer ministro de Túnez, en buena tradición fenicia, fue derecho al grano e invitó al ejecutivo español a intensificar y equilibrar el comercio bilateral, aumentar las inversiones directas en Túnez y ayudar con la experiencia española a la modernización del aparato productivo del país, imposición ésta de la liberalización del mercado mundial. Obligado por la UE a concretar su programa de reformas y beneficiarse así de los fondos de ayuda MEDA (de los 4.685 millones de ecus previstos, Túnez recibirá 330) el Gobierno tunecino está acelerando su programa de privatizaciones, que afecta ya a 95 empresas por un importe de 402 millones de dinares (un dinar equivale a 140 pesetas), en los sectores turístico, artesanal, transportes, comercio e industrias químicas y mecánicas. Hay cuatro empresas españolas interesadas en la privatización de los cementos: Uniland, Portland y otras dos en alianza con una firma francesa y otra mexicana.

Otros proyectos de interés para España son el tendido de una línea de alta tensión, por valor de 2.800 millones de pesetas, y la interconexión eléctrica entre Túnez y Libia, con 600 kilómetros de línea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de mayo de 1998

Más información

  • En la reunión no hubo referencia alguna a los derechos humanos