Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arafat desespera de lograr la paz tras la anulación de la cumbre de Washington

«El pueblo palestino ha casi perdido su paciencia y su fe en el proceso de paz», asegura un enérgico comunicado de Yasir Arafat difundido ayer desde Ramala. Ésta es la primera respuesta palestina a la decisión anunciada el viernes por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de no acudir a la cumbre prevista para mañana en Washington, donde debía discutir junto con Arafat y el presidente Bill Clinton el desbloqueo de la situación en Oriente Próximo.

La Casa Blanca confirmó en la madrugada de hoy que la cita ha sido definitivamente anulada, después de que Netanyahu se reuniera de nuevo anoche con el emisario de la Casa Blanca, Dennis Ross. «Es imposible arreglar los problemas pendientes de aquí al lunes», había declarado antes David Bar Illan, portavoz del Gobierno israelí El portavoz afirmó que una eventual cumbre podría tener lugar no antes de final de mes, debido a la agenda del primer ministro.«El pueblo palestino, que sufre bajo el yugo de la ocupación, ha casi perdido su paciencia y su fe en el proceso de paz, después de que su sueño de paz se haya convertido en una pesadilla», afirma el comunicado del Ejecutivo palestino elaborado en una sesión que se inició el viernes por la noche, al conocerse la decisión de Netanyahu de no acudir a Washnigton.

Las perspectivas políticas para la zona tras el bloqueo de a las conversaciones por parte de Netanyahu son, en opinión del Gobierno palestino, catastróficas, ya que «el hundimiento del proceso de paz podría sumir a la región en la violencia y el caos». El Gobierno palestino quiere además dar a Netanyahu otra respuesta más firme y contundente, para lo que ha empezado a movilizar y a convocar para la próxima semana, coincidieno con el 50º aniversario de la proclamación del Estado de Israel, según el calendario juliano, una serie de manifestaciones y marchas de protesta en todos los territorios autónomos. Estas manifestaciones culminarán el jueves por la noche con concentraciones callejeras en cada una de las ciudades y pueblos palestinos a las que se ha invitado a participar a todos los vecinos con velas encendidas.

A pesar de las dificultades, Deniss Ross no ha perdido aún las esperanzas de convencer a Netanyahu para que acuda a una cumbre en Washington más adelante, pesa a las serias divergencias que persisten. Ross mantiene que, esas divergencias «no son profundas», según declaró tras reunirse en Ramala con Arafat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 1998