Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESASTRE ECOLÓGICO

En peligro el desarrollo de la comarca

El efecto de la riada tóxica no sólo se ha dejado sentir a lo largo del cauce del río Guadiamar. Sus consecuencias sobre la imagen de las actividades económicas de la comarca de Doñana pueden ser «muy perjudiciales». Eso sostuvo ayer, ante los medios de comunicación, Luis Atienza, presidente de la Fundación Doñana 21, organismo que gestiona el plan de desarrollo sostenible de la zona, auspiciado por la UE hasta el año 2000. «No está justificada ninguna desconfianza hacia los productos agroalimentarios de la zona», subrayó Atienza en la sede de la fundación, en Almonte (Huelva).Atienza también expresó su temor de que «la secuela más importante de la crisis sea el impacto negativo en la comercialización» de las actividades agroalimentarias, pesqueras y turísticas del entorno de Doñana.

«El desastre está ya afectando a los pedidos de algunas empresas», indicó el exministro de Agricultura, quien aseguró que «la versión más actualizada de los ataques a la fresa de Huelva en los mercados de Europa está siendo la utilización de la castástrofe de Doñana y eso no se puede tolerar». Para Atienza la mejor manera de contrarrestar esta corriente de imagen negativa es «continuar con el modelo de desarrollo respetuoso con el medio ambiente» que defiende la fundación con la puesta en marcha de la marca Doñana en los productos de la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 1998