El Supremo cita como testigos a González y a Álvarez Cascos en el "caso Marey"

La Sala Segunda del Tribunal Supremo acordó ayer citar como testigos del caso sobre la primera acción de los GAL, el secuestro de Segundo Marey, al ex presidente del Gobierno, Felipe González y al actual vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos. El alto tribunal rechazó, en cambio, llamar a declarar al actual jefe del Ejecutivo, José María Aznar. El juicio empezará el próximo 25 de mayo y las sesiones del proceso, de imprevisible duración, se celebrarán tres días por semana, según informó el presidente de la Sala, José Jiménez Villarejo.

Los 12 magistrados que formarán la sala del caso Marey debatieron durante cuatro horas las pruebas solicitadas por las partes, que finalmente han sido admitidas a trámite. Segundo Marey, al que los GAL confundieron con el etarra Mikel Lujua,fue secuestrado en 1983. La admisibilidad del testimonio del ex presidente González ofreció pocas dudas, máxime después de que su interrogatorio como imputado en la fase sumarial del proceso fuese rechazada en noviembre de 1996 por un estrecho margen de seis a cuatro votos. Uno de los argumentos esgrimidos entonces para desestimar el interrogatorio de González fue que éste siempre podría comparecer como testigo en el juicio quedando sometido, por tanto, a la obligación de decir la verdad.

Más problemas ofrecía el testimonio del actual presidente, José María Aznar, cuyo interrogatorio como testigo no fue considerado procedente por no tener relación con los hechos.

Los dos principales procesados, el ex ministro del Interior, José Barrionuevo y el ex secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, para los que el fiscal pide 23 años de prisión, consiguieron en cambio que el tribunal llame a declarar a Álvarez Cascos. Sus abogados defensores tratarán de que Cascos cuente ante el tribunal sus eventuales contactos con el abogado de José Amedo y Míchel Domínguez en el despacho del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, y diga si es cierto que prometió el indulto a los ex policías a cambio de sus declaraciones ante el juez Baltasar Garzón. Fuentes de la Vicepresidencia primera del Gobierno señalaron ayer que Cascos está dispuesto a colaborar con la justicia, aunque en 1983 "estaba lejos" de donde ocurrieron los hechos, concretamente en Asturias.

Testigos de Interior

El tribunal también ha admitido como testigo propuesto por Vera al ex ministro del Interior, José Luis Corcuera, pero ha rechazado interrogar a su colega francés Charles Pasqua. También se ha admitido el testimonio del ex ministro de Defensa, Narcís Serra y de los generales José Antonio Saénz de Santamaría, José Luis Aramburu, Emilio Alonso Manglano y Félix Alcalá Galiano, así como los de los ex directores de la policía Carlos Conde Duque y Rafael del Río. Tanto González y Cascos como Serra y Corcuera podrán declarar por escrito al ser o haber sido miembros del Gobierno y haber tenido conocimiento de los hechos por razón de su cargo.

El tribunal rechazó el testimonio del periodista Javier Bleda, ex director de Ya, propuesto también por Rafael Vera. Sobre el testimonio de Luis María Anson, también propuesto por Vera, las diversas fuentes de la Sala Segunda consultadas anoche por este periódico diferían sobre si, entre las docenas de nombres de testigos, figuraba el del ex director de Abc. Las agencias de noticias también ofrecieron informaciones divergentes sobre la comparecencia de Ansón.

El tribunal tampoco admitió el envío de una comisión rogatoria a Suiza para reclamar al juez Paul Perraudin documentación sobre las cuentas de Amedo y Domínguez en aquel país, prueba que se consideró innecesaria, ya que la investigación de ese asunto fue devuelta por el Supremo a la Audiencia Nacional. En cambio, sí admitió pedir a Francia un auto judicial que dispuso en libertad a cuatro geos españoles que intentaron secuestrar al etarra José María Larretxea.Otra comisión rogatoria admitida consiste en solicitar las sentencias dictadas por los tribunales franceses en materia de acciones terroristas relacionadas con la guerra sucia contra ETA.

El presidente de la Sala Segunda del Supremo, José Jiménez Villarejo, dio cuenta de los principales acuerdos al término de la reunión de sus 12 integrantes y destacó que el tribunal había acordado estimar "la inmensa mayoría de las pruebas" que se documentarán en los próximos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50