Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes se despiden de Las Hurdes con inauguraciones de moderna tecnología

Don Juan Carlos y doña Sofía concluyeron ayer,con dos horas de retraso sobre el horario previsto, visita de dos días a Las Hurdes, en una jornada llena de contactos directos con sus habitantes y de inauguraciones de moderna tecnología. El presiente de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, considera logrado el objetivo de la visita real: evitar que se asocie Extremadura con la imagen de subdesarrollo de Las Hurdes

MÁS INFORMACIÓN

Ladrillar, Cabezo, Casares de Hurdes, Nuñomoral y Caminomorisco, nombres resonantes, fueron las estaciones del recorrido de los Reyes por la parte alta de Las Hurdes, la zona más atrasada. Se tomaron tiempo don Juan Carlos y doña Sofía, dos horas más de lo previsto, para hablar espontáneamente y fuera de programa con la gente de la región, que aguantó el tiempo húmedo y desapacible, aunque menos lluvioso que el primer día.En Cabezo les ofrecieron a los Reyes rosquillas fritas con aceite y unas jóvenes entregaron un regalo a la Reina, "para cuando nazca el nieto". En el centro sociocultural de Cabezo les presentaron el plan de desarrollo agrario para la comarca, con un presupuesto de inversiones de casi 12.000 millones de pesetas durante 15 años.

A pesar de la palpable mejoría, Las Hurdes sufre sin duda las consecuencias de un subdesarrollo secular. Según un informe de la televisión extremeña, con intervención de varios hurdanólogos, los índices de paro oscilan entre un 45% y hasta un 65%, con el consiguiente éxodo de la población joven. Un 90%de la población activa trabaja en el sector primario, lo que equivale a decir en la agricultura, un 2%, en la industria y un 8% en los servicios.

En Casares de Hurdes estaba previsto el salto a la tecnología más avanzada con el proyecto Las Hurdes en la sociedad de la información. Se presentaron varias páginas sobre la región a las que se accede a través de Internet, elaboradas por Interhurdes. Antes de llegar al centro y mientras trepaban por empinadas callejas, entraron en la casa de una señora que les salió al paso. La mujer se encontraba acatarrada se había levantado para saludar a los Reyes. Doña Sofía le recomendó que se acostase.

En Nuñomoral, además de la inauguración simultánea por un mecanismo telemático de cuatro presas, que costaron casi 1.500 millones de pesetas, don Juan Carlos y doña Sofía visitaron un centro para la acogida de ancianos y discapacitados. A la llegada al centro, Consuelo Domínguez, una anciana de 85 años, con una extraordinaria lucidez recordaba la visita de Alfonso XIII, cuando ella tenía nueve años: "Pasó por aquí hacia el arroyo. Iba en un caballo blanco y llevaba una camisa de seda de color caña y con tirantes". En honor de los Reyes declamó la anciana unos versos: "¡Bienvenidos sean señores, o sea majestades por estas tierras lejanas donde únicamente se crían / madroñera, brezo y jara. /A nuestras majestades/ mil gracias les damos / por habernos regalado / esta casa para ancianos". Concluyó con un "¡Viva el Rey!".

La reina reconoció entre los ancianos a Jesús García, conocido como el abuelo de la tele por sus frecuentes apariciones en anuncios publicitarios. Se encontraba allí porque una ONG encargada del centro de Las Hurdes le había escogido para promocionar el día del abuelo. El popular García quiso estar allí con motivo de la visita de los Reyes. Entre alguno de los niños discapacitados la visita real produjo frustración, porque pensaban que se trataba de los Reyes Magos que traerían regalos.

El último hito del recorrido estaba fijado ya en Las Hurdes bajas, en Caminomorisco, en un centro educativo inaugurado en 1995, donde reciben enseñanza 527 alumnos de Las Hurdes y las comarcas vecinas de Sierra de Gata y Granadilla. Además de las clases, casi 400 alumnos se encuentran alojados allí de lunes a viernes, sin que les cueste nada a las familias, que incluso reciben una subvención para el transporte de los jóvenes hasta sus lugares de residencia.

El presidente Juan Carlos Rodríguez Ibarra valoró la visita real y declaró: "Lo que yo pretendía con la invitación es que nunca se nos vuelva a preguntar a los extremeños, cuando salimos de Extremadura, por Las Hurdes, como si fuesen una losa que aplastaba a la región"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de abril de 1998

Más información

  • Rodríguez Ibarra considera conjurada la 'leyenda negra' de la comarca