Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Umbral recuerda a cinco poetas del 27 fundamentales en su vida

, Los modelos de Francisco Umbral han sido más los poetas que los prosistas. Sobre todo los del 27, a quienes el escritor considera fundamentales en su vida, en especial los cinco que conoció: Jorge Guillén, Gerardo Diego, Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso y Rafael Alberti. Amigos a quienes Umbral rindió homenaje en la Residencia de Estudiantes de Madrid, el jueves, con la conferencia El 27 y yo. "Las cosas no son como son sino como las dice el poeta", afirmó.El desfile de evocaciones lo inició con Guillén, de quien dijo que le hizo mucho daño por hacerle creer en la poesía pura "y que yo sería poeta puro". Hasta que un día decidió que mejor sería un "prosista impuro". La primera etapa de Guillén la resumió Umbral como una estética de perfección, plenitud y presente. Un proyecto de juventud que se le vino abajo al poeta con la dictadura. El tiempo y la naturaleza le habían quedado mal, según Umbral, y Guillén se acogió a la historia "porque es un tiempo sagrado, inamovible".

De Gerardo Diego, el escritor recordó el momento de ligero disgusto que vivieron al comentarle Umbral que la poesía religiosa perfecta, aquella sin problemas o dudas, carecía de sentido. Se lo dijo al considerar que "Gerardo y Dios estaban de acuerdo en todo y eso le quitaba fuerza a su obra".

El tercero en aparecer fue "uno de los verdaderamente grandes del 27", Aleixandre. Un poeta, según Umbral, que renegaba de la literatura surrealista del 27 por considerarla una escritura automática, surgida de lo primero que se venía a la cabeza.

Sobre Dámaso Alonso contó que siempre estuvo obsesionado con la idea de que no se le valoraba como poeta. "Aunque ha quedado como sabio y gran crítico, hay que releerlo con vigor, porque le tocó una generación con la que era muy difícil sobresalir".

El último fue Alberti, a quien dijo haberle escuchado una frase que le descubrió el sentido del barroco: "Creo que estoy pasando de Góngora a Quevedo". "Y Quevedo es el barroco hacia afuera; la profundidad hacia afuera", concluyó Umbral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 1998