Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pena de 17 años de cárcel por quemar viva a su compañera

La Audiencia Provincial de Barcelona condenó ayer a Isidre Copons, de 48 años, a 17 años de cárcel por haber quemado viva a su compañera sentimental, quince años mayor, con la que vivía en Terrassa (Barcelona). Un jurado popular le encontró culpable de la muerte de la mujer, que falleció por las heridas causadas por el fuego.Los hechos se produjeron en la casa del condenado en Terrassa (Barcelona) el 20 de febrero del año pasado. Isidre Copons aprovechó que su compañera estaba semiinconsciente debido a las bebidas alcohólicas que había ingerido, la roció con gasolina y le prendió fuego. Un ataque "por sorpresa, imprevisto y fulgurante", según la sentencia. Las quemaduras afectaron al 60% del cuerpo de Rosa Ribas.

La sentencia de la Audiencia Provincial recoge que la conducta de Isidre Copons y los medios que empleó contra su compañera sentimental son Ios plenamente idóneos para acabar con una vida humana". Pero aunque Isidre Copons quemó un sofá y un mueble para ocultar la muerte de su mujer, el tribunal le absuelve del delito de incendio. El condenado deberá, sin embargo, indemnizar con 1.350.000 pesetas al propietario de la vivienda en la que vivía con su compañera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1998