Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania veta una ley que facilita la ciudadanía a los inmigrantes

La coalición gubernamental alemana, integrada por la Unión Cristiana Democrática de Helmut Kohl, la Unión Social Cristiana y los liberales del FDP, cerró filas ayer en el Bundestag (Cámara baja del Parlamento), pese a sus diferencias internas, y rechazó una reforma legal que hubiera hecho más accesible la ciudadanía alemana a los descendientes de emigrantes.De este modo, quedó pospuesta hasta después de las elecciones legislativas del próximo 27 de septiembre la reforma del derecho de ciudadanía, un tema que afecta a millones de personas y que ha sido debatido durante ocho años, sin que el Gobierno haya presentado su propio proyecto de ley.

El proyecto torpedeado había sido elaborado por el Bundesrat (Senado, donde el Partido Socialdemócratá, SPD, es mayoritario) y, entre otras cosas, preveía facilidades para que la tercera generación de emigrantes (niños nacidos en Alemania como hijos de emigrantes también nacidos en Alemania) pudieran tener la ciudadanía alemana. También preveía que los hijos de matrimonios mixtos nacidos en Alemania sean automáticamente alemanes desde su nacimiento.

El derecho vigente, que está basado en el derecho de sangre y data de 1913, prevé que los niños nacidos en Alemania como hijos de padres extranjeros adopten la nacionalidad de sus progenitores. Existen, sin embargo, algunas excepciones, ya que los hijos de matrimonios binacionales pueden tener la doble nacionalidad y esto afecta aproximadamente a unos dos millones de hijos de parejas formadas por alemanes y ciudadanos de otros países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 1998