Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historia del conflicto

El embalse de Itoiz fue aprobado por el Gobierno socialista en diciembre de 1992. Lo reclamaba el Gobierno foral navarro. Pero los grupos ecologistas presentaron una denuncia ante la Comisión Europea. Después, el Ayuntamiento del valle del Lónguida ordenó en mayo de 1993 paralizar las obras por falta de licencia municipal (el Gobierno navarro las había declarado de interés supramunicipal, y por tanto de su competencia). El Gobierno central anunció la reanudación en octubre de ese año, pero en 1995 la Audiencia Nacional las declaró ilegales por no contar con una ley que les diera cobertura.La Audiencia Nacional decidió el 1 de diciembre de 1997 consultar al Constitucional si eran válidos diversos preceptos de una ley del Gobierno de Navarra que pretendía precisamente dar cobertura jurídica a la obra. El pasado año, el Supremo, resolviendo varios recursos, anuló definitivamente el proyecto de embalse, que no puede llenarse sino en una mínima parte para no afectar a las reservas naturales que lo circundan. Los ecologistas tuvieron razón. Ahora se juzgan sus métodos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1998