Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Sigue la presión del dinero

La Bolsa redondeó una excelente semana con otro máximo histórico, el cuarto de esta tanda, y un volumen de contratación de cerca de 180.000 millones de pesetas. La publicación en toda Europa de los datos de las contabilidades nacionales, que indican el cumplimiento generalizado de los criterios de convergencia, ha acompañado los avances de los mercados de valores, lo cual ha dejado una pregunta en el aire referente a los contenidos que habrá que darle a partir de ahora a la actividad inversora.La contratación continúa siendo muy elevada (ayer se negociaron 177.548 millones de pesetas) y se está constituyendo en el único aval del mercado, una vez descontadas cumplidamente el resto de las expectativas. Los resultados empresariales, también valorados, y algunas operaciones o pactos entre empresas aparecen como los únicos objetivos a medio plazo, aunque la caída de los tipos de interés y la creciente escasez de productos de renta fija van a seguir provocando la afluencia de dinero ocioso, y la Bolsa cuenta con bastantes atractivos a pesar de su altura.

El mercado de deuda pública sufrió ayer una pequeña retirada de beneficios que hizo subir la rentabilidad a 10 años hasta el 5,16%, tres centésimas por encima del mínimo histórico del pasado jueves. La deuda española se mueve estos días al ritmo que marca el bono alemán, lo que mantiene muy estable el diferencial entre ambos productos.

En los últimos ocho días, ese diferencial apenas se ha movido una centésima y en las tres últimas jornadas permanece clavado en 0,21 puntos, el nivel más bajo jamás alcanzado y que parece que va a costar trabajo superar.

Wall Street abrió con algunas indecisiones, pero en pocos minutos se encontraba también en zona de nuevos máximos, contribuyendo así a mejorar el ambiente en la Bolsa española al despejar las incógnitas sobre una retirada fuerte de beneficios, una duda que acompaña diariamente a los inversores de todos los mercados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1998