Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Representantes de los tres grandes monoteísmos dialogan en Rabat

La paz, tema crucial para musulmanes, judíos y cristianos

Mientras en otros lugares del planeta se prepara la guerra, ayer en Rabat los máximos representantes de las tres grandes religiones monoteístas clamaban por la paz. En una reunión organizada por la Unesco, los representantes del cristianismo, el islam y el judaísmo sentaron las bases de un diálogo sistemático, con alusiones constantes a la amenaza de guerra en Irak.

ENVIADA ESPECIAL Un mensaje del rey de Maruecos, Hassan II, dio la bienvenida a los participantes con un llamamiento a la paz mundial; y el director general de la Unesco, el español Federico Mayor Zaragoza, propuso crear en Rabat una cátedra de las tres religiones. Los representantes ya acordaron en Barcelona en 1994, en otra reunión de la Unesco, pedir perdón por los crímenes del pasado en nombre de la religión. "No podemos cambiar el pasado", dijo ayer Mayor Zaragoza, "pero sí elegir nuestro futuro común".Entre los participantes figuraba el gran rabino de Israel y primado de Sión, Eliahu Baksi-Doron, que -con el presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, cardenal Roger Etchegaray- era la primera vez que asistía a un acontecimiento en el que los representantes religiosos asumen la responsabilidad de contener los respectivos extremismos.

También estuvieron el secretario de la Comisión de Iglesias para las Relaciones Interreligiosas, Christopher Lamb, el rector de la Universidad Al Azhar de El Cairo, Fawzi Fadel Azzafzaf, el presidente de la Liga de los Ulemas, de Marruecos, Abbas Jirari, y el filósofo francés de origen argelino Mohamed Arkun.

El seminario, llamado oficialmente: Jornada de reflexión sobre el diálogo entre las tres religiones monoteístas, busca fomentar el diálogo de las tres grandes creencias. La llamada a aceptar la responsabilidad propia fue especialmente espoleada ayer por el filósofo judío Gilles Berheim, quien pidió a los judíos israelíes que dejen espacio a los musulmanes para convivir en paz.

Judíos, anglicanos, musulmanes y católicos aceptan el pluralismo "para que ninguna tradición reivindique el monopolio de la verdad". Todos hacen votos por procurar que las religiones de cada uno no se identifiquen "con los poderes políticos, económicos o sociales", intentando distinguir "entre el fanatismo y el fervor".

Algunos observadores eran escépticos ayer sobre la utilidad de un seminario tan corto, pero también señalaban la importancia simbólica de reunir a tres religiones para las que, como, recordó el propio Hassan II, ni siquiera la fecha coincidía en sus respectivos calendarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1998