Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POP

Psicodelia casera

Una vez más se produjo el reencuentro entre la ya legendaria banda de Ernesto González y su público. Por lo que se vio en escena, Ernesto ha ido consolidando una propuesta que, aunque sigue bebiendo de las fuentes de los Byrds, ha adquirido personalidad y encontrado caminos que les sacan de modo definitivo del engorroso papel de repetir clichés.El combo, que ha reforzado su esquema rítmico mediante la incorporación de otro batidor de tambores con la mili hecha, Carlos Torero, arrancó de forma vibrante con el tema Miseries' collector, y rápido habrían de conectarse los cables de una psicodelia casera que, pese a lo sobrio de la orquestación, moldea canciones con peso y en las que pueden más la belleza y el orden que el desconcierto y la improvisación. El resultado se tradujo de modo práctico en emocionantes y templadas canciones, como Who´s calling, la aclamada Sueroíne y la personal versión de todo un clase de Joy Division: Love will tear us apart.

The Pribata Idaho

Ernesto González (voz y guitarra), Manuel Serván (bajo), Pedro Miguel del Amo (batería) y Carlos Torero (percusión). Sala El Sol. 800 pesetas. Madrid, sábado 14 de febrero.

The Pribata Idaho, que celebraban en vivo la presentación de su tercer disco, Hope, demostraron de largo que esa esperanza tiene fundamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1998