Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NUEVA SEDE DE LA PRESIDENCIA REGIONAL

La policía quiere retrasar al máximo su salida del cuartel de Zaragoza

Se irán, pero sin fecha fija. Los 280 funcionarios policiales que trabajan en el cuartel de Zaragoza (en la plaza de Pontejos, a la espalda de la Real Casa de Correos) abandonarán "lo más tarde posible" el edificio, cedido a la Comunidad de Madrid en 1985. Así lo señala el delegado del Gobierno, Pedro Núñez Morgades. Mientras, la Administración regional redondea su asalto a la Puerta del Sol. Ha comprado el inmueble de la calle de Alcalá, 1, y a final de año construirá oficinas en el solar de Carretas con San Ricardo.

"He pedido al Gobierno regional que el desalojo del cuartel de Zaragoza se haga lo más tarde posible. Tenemos que encontrar un hueco a los funcionarios que trabajan ahí. Probablemente vayan a la sede de la Jefatura Superior de Policía, en la calle de Federico Rubio y Gali", afirma el delegado del Gobierno en Madrid. El desalojo no tiene fecha. "Estamos dispuestos a irnos, pero cuanto más tarde, mejor", añade Núñez Morgades.En el inmueble, ubicado en el número 18 de la plaza de Pontejos, trabajan 280 funcionarios. Una docena atiende el Servicio de Asistencia a la Mujer. Los demás pertenecen a la Brigada Provincial de Policía Judicial, que se dedica a la investigación de delitos bajo la supervisión de los jueces. En ocasiones, los agentes han mostrado su deseo de mantenerse en esta céntrica sede.

El cuartel de Zaragoza se incluyó en el convenio de permuta que firmaron en marzo de 1985, el presidente autonómico, Joaquín Leguina; el alcalde de Madrid, Enrique Tierno, y el ministro del Interior, José Barrionuevo. En virtud de aquel acuerdo, los tres organismos se intercambiaban gratuitamente varios edificios. Interior cedía a la Comunidad el histórico inmueble de Puerta del Sol, 7, y el cuartel de Zaragoza. A cambio, el Gobierno regional daba al ministerio los edificios de Miguel Ángel, 25, García de Paredes, 65, y el del diario Arriba.

En el paquete de los intercambios se incluía la cesión de Interior, en beneficio del Ayuntamiento, de la antigua sede del Gobierno Civil, en la calle Mayor, 69. La Comunidad daba al municipio el triángulo de oro, junto a la plaza de Castilla. El Gobierno regional tomó posesión rápidamente del caserón de Sol, pero, transcurridos más de 12 años, aún no ha recuperado el de Pontejos. "Estamos en conversaciones", dice con parquedad el consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés. Reconoce que no hay fecha fijada para la entrega del cuartel.

El edificio, ubicado en el número 18 de la plaza de Pontejos, tiene 5.106 metros cuadrados, repartidos entre cinco plantas. Ocupa un solar triangular que linda con la travesía de San Ricardo y la calle de la Paz.

Compra y construcción

A falta de recuperar el cuartel de Zaragoza, lo que ha hecho la Administración autonómica, de la mano del lavado de cara de la presidencia regional, es tomar posiciones en la zona de la Puerta del Sol.El consejero de Hacienda, Antonio Beteta, ha comprado a Caja Madrid, por 820 millones de pesetas, el inmueble del número 1 de la calle de Alcalá. En él instalará la Hacienda regional. Con esta adquisión dejará de pagar alquileres en otra zona de la ciudad (ver EL PAÍS del pasado 6 de febrero).

Para rematar el desembarco en Sol, la Consejería de Obras Públicas ha convocado un concurso de ideas para construir más oficinas regionales en el solar de la calle de Carretas, 4, donde antaño estuvo el café Pombo. El objetivo es arrancar las obras a finales de este año. El edificio, de 4.000 metros cuadrados, tendrá tres plantas subterráneas dedicadas a garaje, según detalla el arquitecto jefe del servicio regional de Edificación, Juan Blasco. Costará unos 700 millones. Las bases del concurso establecen que estará conectado con el inmueble vecino: el cuartel de Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de febrero de 1998

Más información

  • Las oficinas regionales, 'al asalto' del centro