Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

72 diputados de Cataluña se culpan de la muerte de Ramón Sampedro

La campaña lanzada por la Asociación Derecho a Morir Dignamente para autoinculparse por la muerte de Sampedro recibió ayer las adhesiones de 72 de los 135 diputados autonómicos de Cataluña y de los gallegos de EU-EG (Esquerda Unida-Esquerda Galega). Más de 300 personas se han sumado ya al movimiento, que pretende solidarizarse con los posibles inculpados en la muerte de Sampedro.

En Galicia, los diputados de EU-EG y Os Verdes presentaron dos iniciativas en el Parlamento autonómico para despenalizar la eutanasia activa. La iniciativa no tiene posibilidades de salir adelante si no se suman otras fuerzas políticas. Si la Cámara gallega las aprueba, elevaría su propuesta al Congreso de los Diputados que debería reformar el Código Penal y la Ley de Sanidad. "La democracia se enriquecería", declaró al presentar las iniciativas el líder de EU-EG, Anxo Guerreiro, que también pidió al Gobierno de la Xunta que facilite a los gallegos un documento oficial en el que puedan mostrar su deseo a morir si padecen una enfermedad incurable.

Aurora Bau, miembro de la Asociación Derecho a Morir Dignamente y depositaria del testamento de Ramón Sampedro, negó ayer ante un juez de Barcelona haber ayudado a morir al tetrapléjico gallego el pasado día 12 de enero. Bau declaró en calidad de testigo a petición del juzgado gallego que instruye el caso.

La catalana Aurora Bau fue la persona escogida por Ramón Sampedro para guardar y hacer público "en su día" su testamento, que ahora está en posesión de la juez de Ribeira (A Coruña) que lleva el caso. Pero, aunque visitó al tetrapléjico gallego las pasadas Navidades, ayer negó tanto haber conocido con antelación la decisión de Sampedro de ingerir cianuro para acabar con su vida como haber participado en su muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 1998