Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE LA FISCALÍA

Mariscal insiste en que Cardenal nunca amenazó a los fiscales

La ministra de Justicia, Margarita Mariscal, reiteró ayer que "en ningún momento" el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, amenazó a las asociaciones de fiscales para que dejaran de criticar la actuación del Gobierno. Mariscal añadió que su interés es que "el fiscal general aclare con los medios de que dispone" el conflicto surgido en el colectivo de fiscales.En este tema, añadió la ministra, "se cuestiona no lo que ha ocurrido, sino una versión que no se corresponde con la realidad", por lo que insistió en su interés en que se "clarifique" el asunto. "Cualquiera que conozca al fiscal general sabe que esa actitud queda lejos de su carácter".

El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, advirtió ayer al Gobierno que, si en vez de sustituir a los "verdaderos responsables" de la crisis del Ministerio Fiscal releva al jefe de la Inspección Fiscal, Juan José Martínez Zato, las críticas de los socialistas "no sólo no se amortiguarán, sino que irán en aumento".

Según Almunia, los últimos acontecimientos le llevan a pensar que el Gobierno trata de superar "este expediente doloroso" buscando un culpable y que lo ha encontrado "en el mensajero" que comunicó a las asociaciones de fiscales el supuesto malestar de Cardenal.

El coordinador general de Nueva Izquierda, Juan Berga,afirmó, a su vez, que le preocupan los "tics autoritarios" del Gobierno en el ámbito de la Justicia y agregó que la ministra "está deteriorándola".

Berga comentó que, "si hace unos años un fiscal general hubiera levantado el teléfono para decir a las asociaciones que se callaran, o el ministro de Trabajo a los sindicatos, el ministro de turno habría durado dos días".

Jesús Cardenal, mientras, ha entregado las llaves del piso oficial que ocupaba en Bilbao como fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco al Gobierno autónomo, que es su propietario. Según confirmaron fuentes de la consejería de Justicia, Cardenal entregó las llaves del piso a un notario en Vitoria el pasado viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1998