Arganda clausura dos centros de atención social que no tenían licencia

El Ayuntamiento de Arganda del Rey (28.000 habitantes), clausuró ayer los dos centros que la asociación evangelista Remar tiene en esta localidad porque ambos carecían de licencia de aperturas y de obras. Los dos centros sociales se ocupaban de la rehabilitación de toxicómanos y la atención a enfermos terminales de sida.

Al menos uno de los edificios no disponía de agua potable y ninguno de los dos estaba conectado a la red de alcantarillado público; utilizaban fosas sépticas. En una de esas fosas falleció hace una semana Ricardo S. P., un toxicómano que llevaba un mes en tratamiento.

Su muerte motivó la apertura de una investigación municipal para esclarecer el suceso y aceleró la clausura de los dos locales de Remar.

La Consejería de Sanidad inspeccionó los centros y descubrió sus carencias. Los técnicos regionales acudieron a Arganda después de que varios internos de uno de los centros, el denominado Las Casitas, situado en una antigua vaquería, cerca de la carretera de Chinchón, denunciaran en octubre la insalubridad de los edificios y la falta de personal sanitario en los mismos.

Las 50 personas atendidas en estos dos centros serán atendidas en otras instalaciones de la asociación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS