Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trías destaca la "emoción de los límites" como rasgo de Hitchcock

Un ensayo del filósofo analiza "Vértigo"

"Vértigo es esa ambivalencia trágica, de querer y no querer a la vez arrojarse a un vacío, que se teme y que fascina, o que ocasiona verdadero pavor y auténtico hechizo". Así define Eugenio Trías esa sensación que representa la clave de una de las más geniales películas de Alfred Hitchcock y de la que el filósofo se confiesa "colgado". Por eso aceptó el encargo de escribir un libro titulado Vértigo y pasión. Un ensayo sobre la película "Vértigo" de Alfred Hitchcock (Taurus). "El cine me incita a la filosofía y Hitchcock me atrae especialmente porque refleja la emoción de los límites".

Eugenio Trías (Barcelona, 1942), uno de los filósofos más premiados y prolíficos de España, reconoce que sufre vértigos. Ahora bien, no es la única razón que explica su fascinación por la película que interpretaron James Stewart y Kim Novak en 1957. Esta compleja y turbadora historia que parte de una mediocre novela, a juicio de Trías, pone de relieve esa emoción de los límites más que ninguna otra del maestro del suspense. "En mi filosofía siempre hablo del hombre como habitante del límite", apostilló el ensayista.Calificada como "ironía trágica", Vértigo prueba, en opinión del filósofo, que "la realización del deseo no es precisamente la realización de una vida feliz, incluso muchas veces significa lo contrario".

Inquietud

"La historia de Vértigo puede traducirse como los segundos que transcurren antes de morir, justo antes de caer al precipicio", comentó ayer Eugenio Trías durante la presentación de su libro. Tras admitir que Vértigo roza el desafío de la verosimilitud en muchos aspectos de la trama, el filósofo dijo que "el sueño de la belleza representa algo inquietante".El filósofo opina que estamos formados por el tejido de nuestros sueños, pero unos sueños que son parte de nuestras vidas. "En realidad", precisó, "el hombre es el único animal con capacidad de sonar y por eso yo lo califico mas como homo simbolicus que como homo faber".

Catedrático de Filosofía de la Universidad Pompeu Fabra, Trías cuenta con una amplia lista de publicaciones y de premios, desde Lo bello y lo siniestro (premio Nacional de Ensayo, 1982) hasta La edad del espíritu, premio Ciudad de Barcelona en 1995. Precisamente ese año fue distinguido Trías con el Premio Internacional Federico Nietzsche y se convirtió en el único español que ha recibido esa distinción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de enero de 1998