El Prado amonesta a Balbín por fumar en su despacho del museo

El número de visitantes cae en un 9,4% durante 1997 por el cierre del Casón

La dirección del Museo del Prado ha llamado la atención" al periodista José Luis Balbín, de 57 años, director de Programas de Comunicación del Museo del Prado desde el 1 de marzo, por un incidente ocurrido en su despacho el pasado 27 de noviembre. En esa fecha, por la tarde, el jefe de seguridad del museo, Juan José Román, abrió el despacho de Balbín al informarle un vigilante qué se notaba "olor a quemado".Las versiones que circulan por el museo señalan como origen la quema de unos papeles a causa de la ceniza de tabaco de pipa consumido por Balbín en su despacho, situado en la planta de dirección, adornado con cuadros, cerca de la biblioteca y de la sala de reuniones del patronato. En el otro extremo del pasillo se sitúan los despachos del director y de los conservadores y la sala donde se conserva la maqueta de madera del edificio proyectado por Juan de Villanueva.

El jefe de seguridad califica el incidente de "pequeña imprudencia" y redactó un informe que transmitió a la dirección. Juan José Román señala que en el museo está absolutamente prohibido fumar en las salas y despachos que cuelgan cuadros. En el museo se fuma en la cafetería y el personal no niega la utilización de los servicios para "echar unas caladas". El director del Prado, Fernando Checa, confirma que hizo un informe verbal a la comisión permanente del patronato y llamó "la atención" a Balbín. "Es un pequeño incidente y una'imprudencia", declaró.

"No sé nada oficialmente y me he enterado hoy [por ayer] de ese supuesto incidente", declaró ayer José Luis Balbín. El periodista, tras recordar otras informaciones de este periódico sobre su llegada al Prado el pasado mes de marzo -donde se recogían las protestas del comité de empresa sobre su nombramiento-, añadió: "evidentemente no fumo en el museo, salvo en la cafetería, y como fumador de pipa no soy compulsivo del tabaco". "Por encontrar una explicación, me imagino ahora que alguna visita encendiera un cigarrillo y le dijera enseguida que no se podía fumar en el despacho".

Balbín señala que se ha enterado ahora de que el incidente fue comentado en una reunión de la comisión permanente, pero que no fue informado sobre el mismo. "En el museo estoy lo necesario para cubrir, mi puesto. No hago un horario reglamentario y con frecuencia me quedo por la noche. No tengo recuerdo de ningún tipo de incidente, que me parece muy liviano. Me temo que esa versión de que olía a quemado sea interesada y con mala intención". El cargo de Balbín es de nueva creación -"gano un sueldo de funcionario de oposición"- y hasta la fecha no ha tenido una intervención pública.

Menos público

El Prado y el Reina Sofía han tenido menos visitantes durante el año pasado, según Servimedia. Los datos del Prado, con un total de 1.709.771 visitantes, suponen una caída del 9,4%, debido a las obras que se realizan en el Casón del Buen Retiro, donde se expone la pintura del siglo XIX, cerrado desde el pasado 2 de agosto. El Reina Sofía contabilizó un total de 858.341 visitantes, un 1,9% menos que el año anterior, aunque aumentó la recaudación.El Museo del Prado -que ha prolongado la exposición de las esculturas antiguas de la colección de Cristina de Suecia hasta el 15 de febrero- reformará en abril las salas de pintura flamenca y a finales de año las de pintura española del XVII. El 14 de octubre presentará la exposición dedicada a Felipe II dentro del programa del centenario, que tendrá otras muestras en El Escorial y Valladolid.

En las próximas semanas las obras de las cubiertas -ahora situadas en el centro del edificio, que afecta al cierre de un 40% de las salas- llegarán a la zona de los despachos de dirección y conservadores, que se desplazarán al antiguo edificio Aldeasa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS