Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol explorará la receptividad del Gobierno en un almuerzo con Rato

, Jordi Pujol tendrá la oportunidad de explorar la receptividad del Gobierno a sus condiciones para continuar apoyando la estabilidad política cuando el lunes se reúna a almorzar con el vicepresidente económico, Rodrigo Rato, de visita en Barcelona. Buena parte de las condiciones de Pujol hacen referencia a la política económica y social que debería aplicar el Gobiemo después del acceso al euro.

Otro paquete decisivo que Pujol pondrá sobre la mesa de negociación hace referencia a las inversiones en infraestructuras que reclama CiU para Cataluña: tren de alta velocidad, mejoras en el puerto y el aeropuerto de Barcelona y obras de saneamiento en el río Llobregat, lo que requiere un importante compromiso inversor del Gobierno. Anoche, en TVE, Pujol manifestó su interés en hablar con Rato del proyecto del Gobierno de modificar el IRPF, entre otras cosas porque podría afectar al actual modelo de financiación autonómica.

En declaraciones a la cadena Cope, el ministro de Economía enfatizó que los pactos con los nacionalistas vascos, catalanes y canarios no pueden medirse en el dinero que se le da a una comunidad y no se le da a otra. Rato recalcó que se trata de incorporarles a un proyecto nacional que propicia la modernización de España, su incorporación a la moneda única y la recuperación económica.

Orillar las diferencias

La entrevista entre Pujol y José María Aznar se celebrará probablemente la próxima semana, antes de que el jefe del Gobierno viaje el lunes 19 a Polonia. El presidente catalán ha limpiado su agenda de compromisos para los próximos días.El último comité de enlace de CiU analizó la conveniencia de que Pujol pacte con Aznar incluso una relación de asuntos en los que ambas partes difícilmente se pondrán de acuerdo. Se trataría de confeccionar tres listas: una con los asuntos en los que los acuerdos son factibles; otra con temas en los que hay dificultades pero que una negociación puede superarlas, y una tercera con los asuntos tabú para unos y para otros, con el compromiso de dejarlos dormir. Anoche, en una entrevista en La 2 de TVE, Pujol se mostró partidario de "orillar" los aspectos en los que puedan surgir discrepancias insalvables.

A preguntas de la entrevistadora, Pujol contestó: "Me siento español, lo que pasa es que la visión que tenemos de España no es la misma que la que tienen otros españoles, y los nacionalistas tenemos la prioridad catalana". Pujol reconoció que muchos le dicen que no sea "tonto" y convoque ahora elecciones en Cataluña, cuando los partidos de la oposición pasan por dificultades y las encuestas auguran un muy buen resultado para CiU. Pero calificó esta visión de 11 oportunista" y se mostró partidario de no celebrar elecciones hasta 1999. En contra del anticipo juega el miedo a la reacción de una población que no ve la necesidad de acudir a las urnas, admiten en CDC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998