Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nuestro trabajo se hizo por y para mujeres"

El nombre -y el trabajo- de Amparo Alonso Betanzos (Vigo, 1961), una investigadora de la Facultad de Informática de A Coruña que no tiene ni un solo ordenador en casa, será uno de los seis que barajará el jurado de los primeros Premios Elena Rubinstein para las Mujeres y Ciencias, instituido por esa firma cosmética con el apoyo de la Unesco.El pasado mayo, Amparo Alonso se enteró de que estaba seleccionada, por medio de una carta que ella creyó de entrada que era una promoción de cremas. "Yo no sé por qué me seleccionaron. Tengo idea de que los demás proyectos corresponden más bien a ciencias básicas, química o biología. Imagino que el hecho de quedar finalista se debe a que nuestra investigación no sólo es de mujeres, sino que está dirigida a las mujeres".

La investigación de Amparo Alonso trata sobre el desarrollo de sistemas informáticos inteligentes para la evaluación del estado fetal. Gane o no, no podrá asistir al acto de entrega en París, el próximo 7 de enero, porque espera su primer hijo para tres días después.

Obviamente, los dos procesos de gestación no fueron paralelos. Amparo Alonso se interesó ya hace ocho años, en el departamento de Física Aplicada de la Facultad de Física de Santiago de Compostela, por la aplicación de técnicas de computación al embarazo y al parto. "El parto es un proceso muy complicado para un tratamiento informático, y finalmente realicé la tesis doctoral sobre sistemas inteligentes aplicados a varias pruebas antenatales. Después, durante el posdoctorado en el departamento de Ingeniería Biomédica del Medical College de Georgia (Estados Unidos) me centré en los test médicos más habituales y de mayor difusión mundial", señala la investigadora gallega.

El sistema que ha desarrollado en su actual puesto del departamento de Computación de la Facultad de Informática coruñesa se llama Non-StressTest Expert (NST-Expert), un sistema experto para el diagnóstico, terapia y tratamiento del estado fetal. El test basal es uno de los más comunes y más sencillos a los que se somete una embarazada, a partir de la 32 semana en casos normales, o incluso, a diario en situaciones de alto riesgo. Unas bandas sensibles sobre el vientre recogen señales como la presión uterina y la potencia cardiaca del feto, que un cardiotacógrafo registra en una bobina de papel.

El NST-Expert recoge en un ordenador normal, PC o Macintosh, esas señales, las interpreta, analiza disfunciones, avanza un pronóstico y recomienda una terapia. "No sustituye al médico analista, ni toma decisiones, pero le ayuda. Le evita tener que manejar metros de papel y calcular variables y, ante un problema que detecta, efectúa una serie de preguntas al personal clínico para tratar de situarlo. Puede ser útil como auxiliar de médicos en prácticas o para que un especialista monitorice a distancia a una paciente que está, por ejemplo, en un centro de salud rural", explica la investigadora gallega.

El tratamiento informático permite además tener en pantalla todo el historial clínico de la paciente, factores de riesgo, etcétera.

El sistema ha sido "alimentado" durante dos años con miles de historiales de embarazos, "aunque afortunadamente, desde el punto de vista humano, la inmensa mayoría son casos normales y nosotros precisamos más bien casos problemáticos", dice la directora del proyecto. "Nuestra pretensión es la automatización total de los datos. De momento, el médico tiene que introducirlos en el ordenador mediante el teclado. En lo que trabajamos ahora es en utilizar técnicas inteligentes para poder procesar estas señales en tiempo real y que los datos recogidos pasen directamente al programa".

Prototipo validado

El NST-Exper ya ha alcanzado el rango de prototipo validado, previo a su lanzamiento como producto informático comercial. La paternidad legal es GAJA (Grupo de Aplicaciones de la Inteligencia Artificial, de la Facultad de Informática) y se ha desarrollado en el LIDIA (Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Inteligencia Artificial) por un equipo en el que participan también la profesora Bertha Guijarro Berdinas -que será la que viaje a París-, Oscar Fontenla, que realiza sobre tema su trabajo de fin de licenciatura, y el doctor Vicente Moret.La mayoría de los autores del trabajo es femenina si se incluye a Olga Chaves, la doctora del Hospital Materno-Infantil de A Coruña que ha suministrado los datos y el conocimiento clínico para la investigación.

Los premios Elena Rubinstein, instituidos por el curioso consorcio de la firma cosmética con la organización cultural de la ONU y dotados con un total de 100.000 francos franceses (2,5 millones de pesetas) serán fallados por un jurado de 14 personalidades científicas, entre ellas, los premios Nobel de Medicina de 1994 y 1995, Christian de Duve y Christiane Nuesslein-Voluard.

Este jurado, presidido por el director general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, seleccionó también en su día 94 candidatas, una por país, entre las escasas mujeres que dirigen investigaciones citadas por revistas científicas (el 0,17% de 54.200 citas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de diciembre de 1997

Más información

  • AMPARO ALONSO BETANZOS: CANDIDATA AL PREMIO RUBINSTEIN PARA CIENTÍFICAS