Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinismo y orgasmo

"¡Nihilismo, cinismo, sarcasmo, orgasmo!", le grita en tono acusatorio una de sus tres ex mujeres a Harry Block, el escritor interpretado por Woody Allen en Deconstructing Harry. "Con ese eslogan", replica calmosamente Harry Block, "yo podría ganar las elecciones en Francia".La mayoría de los norteamericanos no pueden ver todavía Deconstructing Harry, su último filme, pero sí los de Nueva York y Los Ángeles, donde se estrenó hace una semana. Si el privilegio concedido a la primera ciudad es de oficio, lo de Los Ángeles supone una novedad. El propio Allen presentó la película en la metrópolis californiana, un lugar que detesta con toda su alma. Recuérdese que él es el autor del célebre comentario: "La única aportación de Los Ángeles a la cultura universal ha sido permitir el giro a la derecha en los semáforos en rojo". Allen reiteró en Los Ángeles la validez de esa afirmación, pero explicó que se había desplazado a las orillas del Pacífico en homenaje a los actores de Deconstructing Harry que viven allí.

La crítica ha acogido con entusiamo esta historia sobre la vida literaria y amorosa de un novelista de Manhattan. Según The New York Times es la película "más enfadada" y "más divertida" de Allen en mucho tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 1997