Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mata a su ex esposa prendiéndole fuego por denunciar malos tratos

Ana Orantes Ruiz, de 60 años, falleció ayer calcinada en la localidad granadina de Cúllar Vega. Su ex marido, José P. A., la prendió fuego después de rociarla con gasolina en el chalé que compartían, la mujer arriba y el marido abajo, desde la separación. El hombre se entregó a la Guardia Civil después de perpetrar su venganza por las declaraciones de la víctima a un popular programa de la televisión regional. Allí narró los malos tratos a los que estuvo sometida por el agresor durante los largos años que duró el matrimonio.

El matrimonio se divorció hace unos dos años pero ambos compartían, tal como fijó la sentencia, el chalé que había sido domicilio familiar. Según los vecinos, las disputas habían sido una constante antes y después del divorcio.Pero lo peor llegó después de que la mujer decidiera narrar su caso en el programa de Canal Sur De tarde en tarde. El ex marido, tras escuchar cómo ella contaba su costumbre de forzarla y golpearla estando borracho, prometió venganza. La víctima dijo en televisión que el hombre la obligaba a mantener relaciones sexuales durante los periodos de cuarentena que ella intentaba seguir después de tener con él once hijos, cuatro de los cuales aún convivían con la fallecida.

La hija menor, de 14 años, fue la primera persona que ayer descubrió el crimen. Al volver del colegio presenció cómo su madre yacía en el suelo envuelta en llamas. Alertó a los vecinos y estos avisaron a un guardia civil de servicio en el pueblo, que intentó asistir a la víctima, aunque ésta ya había fallecido a consecuencia de las graves quemaduras que le cubrían todo el cuerpo. Y es que ayer tarde, José P. A. golpeó a su mujer, la traslado al jardín situado a la entrada de la vivienda, la roció con la gasolina de una lata que después dejó abandonada en el suelo y la prendió fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 1997

Más información

  • El agresor había prometido venganza