Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 65% de los discapacitados españoles no encuentra trabajo

Son como el patito feo del mercado laboral. Su discapacidad les hace más débiles: barreras arquitectónicas, prejuicios sociales, incluso la desconfianza de algunos empresarios. Pero, a veces, la sobreprotección y la propia pasividad son las actitudes que les perjudica. Con motivo del Día Mundial de las Personas con Discapacidad, que se celebra hoy, numerosas entidades públicas y privadas han hecho llegar su protesta frente a la actual situación laboral -un 65% de parados- de un colectivo que integra en España a más de 2,3 millones de personas.La secretaria general de Asuntos Sociales, Amalia Gómez, indicó ayer: "Es grave que la Administración no se moje para solucionar la alta tasa de desempleo entre este colectivo".

"Hemos pasado de la superprotección que convertía al discapacitado en un ser pasivo, al reconocimiento de su dignidad", continuó, "pero ahora estamos en la parte más difícil, materializar esta integración". La ley obliga a la Administración a reservar un 3% de sus plazas laborales para personas con discapacidad, tasa que nunca se ha llegado a alcanzar. Al igual que el 2% exigido a las empresas privadas.

UGT, por su parte, cree que el recientemente aprobado por el Gobierno Plan de Empleo para personas con discapacidad necesita una serie de mejoras. Según indica el sindicato en un comunicado, el proyecto debería garantizar los derechos de igualdad y protección social a estas personas en su integración laboral.

Ésta no es igual para todos. Según los datos del Informe sobre la situación del empleo de personas con discapacidadypropuesta para su reactivación, las personas con deficiencia sensorial presentan mayores niveles de inserción -con una tasa de empleo del 15,1%-, frente al 12,1% de las que sufren problemas físico, y el 10% de deficientes psíquicos.

"A pesar de que desde los años ochenta se está notando un cambio en la actitud, aún existe la cultura de la pasividad y de una excesiva protección", opina Rafael de Lorenzo, vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE. "Han sido muchos años con esta actitud. Cambiar esto no va a ser fácil".

A partir de este año y hasta el 2000, la fundación desarrollará el Plan 5.000, destinado a la creación de empleo para 5.000 discapacitados y la formación de otros 10.000. "Además de las implicaciones de los agentes sociales, de los acuerdos con el Estado, las comunidades autónomas y las empresas, hay que prepararse y no esperar a que los puestos lluevan del cielo", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de diciembre de 1997