Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Regresa el escalofrío verbal de Vallejo

Toda su poesía ocupa el segundo volumen de sus obras completas

La editorial Akal ha publicado el segundo tomo -el primero contiene sus trabajos narrativos- de la obra completa de César Vallejo, que reúne y fija la totalidad de su poesía, una de las esenciales de este siglo. El libro -de casi 700 páginas, de las que unas 300 son facsímiles de manuscritos que permi ten visualizar el proceso de creación de metáforas y armazones de poemas- fue presentado la noche del martes en Madrid por su editor, Antonio Merino, y el poeta Félix Grande, que aplicó a su autor la métafora de un "cadáver lleno de mundo", sobre la que membró uno de los, en palabras de Grande, "escalofríos verbales" de sus poemas póstumos.

En la presentación de esta Poesía completa intervino también Julio Rodríguez Puértolas, director de la coleción Nuestros clásicos de Akal, quien anunció, también con edición de Antonio Merino, el tercer tomo de la obra de César Vallejo, que incluirá sus escritos escénicos.Se encuentra también en estudio la elaboración posterior de otros dos tomos, destinados a compilar los trabajos ensayísticos y periodísticos del poeta, hoy dispersos y, salvo para un puñado de investigadores, casi desconocidos o conocidos de manera asistemática y fragmentaria, lo que, a juicio de Félix Grande, "convierte a esta secuencia de volúmenes de la escritura del poeta peruano en un gran acontecimiento editorial, pues es la primera vez que se maneja y abarca para su sistematización, anotación y edición la totalidad de lo escrito por Vallejo" en su corta vida: murió -en jueves y con aguacero, tal como anunció en un estremecedor poema premonitorio- el 15 de abril de 1938 en París, a los 46 años.

Había nacido César Vallejo en una familia de abuelos españoles y abuelas quechuas, el 16 de marzo de 1892, en Santiago de Chuco, que Félix Grande evocó como una remota aldea escondida en las alturas andinas y sumergida en "el silencio del indio", considerado este silencio como un sonido medular de la misteriosa, casi incapturable, y sin equivalente -lo que según Grande convierte a Vallejo en creador de "una palabra única en nuestro Idioma"- musicalidad del poeta.

Poemas póstumos

El volumen de la Poesía completa de Vallejo está minuciosamente anotado a pie de página por su editor, Merino, que además prologa con un concienzudo y sagaz análisis el libro y suprime del encabezamiento de los poemas escritos en fecha posterior a 1922 -año de edición por Vallejo de su último poemario, Trilce- el título apócrifo de Poemas humanos, bajo el que se les había reunido artificiosamente. Merino devuelve a estos poemas, entre los que se encuentran muchos de los más hondos y sobrecogedores que escribió este poeta absoluto, su verdadera condición de Poemas póstumos, un poemario sin título que incluye todos los poemas anteriores a 1937 y posteriores a 1922 y, en prolongación, los dedicados, en el acabamiento de su vida, a su llanto ante la España herida por la guerra, poemario genial, inconcluso, interrumpido por su muerte en 1938 y hasta ahora conocido por el título del último de los poemas que contiene: España, aparta de mí este cáliz.La obra poética de César Vallejo, ya convertida en uno de los templos supremos de nuestro idioma, parece encontrar aquí su fijación definitiva. Y es por eso posible deducir de este portentoso libro, como hace Grande, "el escalofrío verbal que salta del encuentro de la tradición poética castellana con algo más, no fácil o tal vez imposible de verbalizar, una especie de cortocircuito eléctrico albergado en la fusión del castellano con las cadencias secretas en su lengua materna india, como si en la voz -el más severo monasterio verbal de nuestra, poesía americana- rota y ética, llena de insólitos sobresaltos verbales, de César Vallejo, dijeran [a través de su silencio] su palabra millones de muertos incas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 1997