Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chris Carter, un surfista cazamarcianos

"El éxito de Expediente X sigue siendo una sorpresa para mí", confiesa Chris Carter, creador de la serie. "Cinco año más tarde sigo sin creer que este sueño sea realidad. Prefiero tocar madera, porque creo que nadie podía aventurar un éxito de este calibre. Es un milagro".Periodista y amante del surf, con algo de trotamundos, sus experiencias previas a Expediente X no parecían indicar ninguna vinculación con Hollywood:"Lo único que podía aportar era gran afición al cine, amor por la ciencia ficción y una disciplina como escritor, que aprendí en mis anos como periodista". Su primer intento de venderle a la Fox la idea de una serie fue un fracaso: el último de su carrera, porque desde que consiguió convencerles, 18 millones de espectadores semanales confirman su acierto: "Creo que la clave del éxito está en hacer lo que te interesa sin esforzarte en ser original. Si se nota que estás intentando ser original, acabas siendo un plagiario", añade Carter, también productor de la serie y ahora del largometraje Blackwood

Al igual que a Duchovny, a Carter no le preocupa el cambio de formato. "Tan sólo hemos ampliado el tamaño del lienzo", sugiere. Tampoco le preocupa cobrar a los seguidores de la serie una entrada de cine por algo similar a lo que ven todas las semanas gratuitamente en su Casa. "No pienso en esos términos", rebate. "Pienso en lo que yo como espectador me gustaría ver. Y por mucho que vea algo que me dan gratis, eso no me impedirá acercarme al cine a ver ese algo especial que me han preparado con más dinero y más tiempo". Y sin esperar a concluir la primera película, Carter aventura la posibilidad de futuros largometrajes que conviertan al agente Mulder en una presencia tan popular como la de James Bond.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 1997