Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gastos corrientes rebasarán un 14,8%, la cifra prevista por el Gobierno para el año

El Gobierno superará sus gastos corrientes en un 14,8% en la liquidación de 1997 sobre las previsiones. Los Presupuestos fijaban para este capítulo 304.850 millones y el avance de liquidación de septiembre para todo el año cifra unas obligaciones reconocidas de 350.000 millones. El Ejecutivo se había comprometido en el plan de austeridad a una reducción de entre un 3% y un 6% y lo vendió profusamente desde junio. El Gobierno, no obstante, ha reducido sus gastos corrientes en un 19,3% respecto a 1996.

Las partidas de gasto corriente afectan a arrendamientos; reparaciones, mantenimiento y conservación; material y suministros; indemnización por razones de servicio y gastos de publicaciones. El plan de austeridad, presentado por el Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado 6 de junio, hace agua, pese a que el Ejecutivo ha reducido sus gastos corrientes respecto a 1996, al pasar de 434.200 millones a 350.000 millones en obligaciones reconocidas (lo que realmente tiene que gastar). El Ejecutivo planeó un ahorro de entre el 3% y 6%, básicamente por mejoría en la gestión de las compras públicas en material y suministros. También proponía la reducción de costos en otras partidas menores, pero simbólicas, como ahorro en el uso de teléfonos y fax.El objetivo del plan de austeridad era triple. Además de la reducción del gasto público, el plan, según el BOE, pretendía la mejora de la imagen institucional de la Administración y el fomento de la concienciación del uso racional de los recursos públicos por parte del personal de la Administración. Las medidas del plan pretendían aplicarse a la Administración General del Estado, a los organismos autónomos, a las empresas públicas y a la Seguridad Social.

Publicado en el BOE

El plan fue desarrollado por ministerios a través de resoluciones de los subsecretarios, publicadas en el, BOE. Así, el BOE del 23 de junio publicaba una amplia resolución de Economía en la que detallaba desde el ahorro en teletipos -"se suprimirán los teletipos existentes en las diferentes dependencias administrativas, con excepción de aquellos que se consideren absolutamente imprescindibles en los gabinetes de prensa"- hasta el uso de fotocopiadoras.El plan limitaba drásticamente la adquisición de prensa, revistas y libros ("con excepción del gabinete de prensa no se autorizará la adquisición de revistas de información general ni la elaboración de resúmenes de prensa"). Se comprometía también a una revisión de los contratos de alquiler de los ministerios y de los viajes. Pero la parte de león del ahorro procedía de la racionalización de las compras públicas. En este campo, el plan estimaba una reducción de un 3% a un 6% (10.780 millones por punto).

Sin embargo, la ejecución del presupuesto de 1997, evaluada en septiembre, calcula un aumento, en el capítulo de gastos corrientes, sólo para la Administración General del Estado de 350.000 millones, lo que supone una desviación de 45.150 millones sobre el cálculo presupuestario que el Gobierno evaluó en 304.850 millones. La desviación es del 14,8%.

Por ministerios, el mayor gasto corriente del presupuesto, comparando las cuentas del Reino de 1998 y 1997, se da en la Presidencia del Gobierno. En Presidencia el aumento es de 784.364.000 pesetas a 939.898.000, esto es, del 19,8%. El aumento más importante se produce en el capítulo de "indemnizaciones por razón del servicio", esto es, dietas, que suben en 118.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 1997

Más información

  • El Ejecutivo ha reducido un 19,3% esta partida respecto a 1996