Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo anuncia que los tipos de interés bajaran hasta el 4% en 1998 para entrar al euro

Los tipos de interés europeos convergerán en 1998 en el 4%, según el objetivo "razonable" que fijó ayer por primera vez el gobernador del Banco de España, Luís Ángel Rojo. Para España, supondrá bajar un unto a ritmo que dependerá de la actividad económica, del control de la inflación y de la austeridad presupuestaria. Rojo avanzó que la economía, y en especial el consumo privado, se moderarán a medida que transcurra el año y se mostró insatisfecho con el grado de austeridad del gasto público. "Me habría gustado un Presupuesto más contractivo", aseguró.

El 4% será el tipo de interés de referencia para la adopción del euro, según la apuesta que hizo ayer con toda claridad y por primera vez el gobernador del Banco de España durante su comparecencia ante la comisión de Presupuestos del Senado. Es "un objetivo razonable" para 1998, frente al que ahora plantean los mercados en sus contratos para el futuro -hasta el 4,70%- que Rojo calificó de "exagerado".A España le corresponderá bajar el precio oficial del dinero un punto, aunque "si la economía continúa con fuerza, se reducirá lentamente o algo más deprisa si la economía se modera", según el gobernador. La previsión de Rojo al respecto es que entraremos en 1998 con un ritmo de crecimiento del 3,4% que luego se irá moderando, en especial por la vertiente del consumo privado. "Si no fuera así, llegaríamos a tasas preocupantes", puntualizó Rojo.

El ritmo en la reducción de tipos dependerá, en cualquier caso, de que la inflación esté bajo control, algo sobre lo que Rojo mantiene algunas dudas. Sobre todo, en lo que respecta a la evolución de los precios administrados. Pese a ello, espera que 1998 acabe en tasas muy cercanas al 2%. Este objetivo se conseguirá, añadió, si se mantiene la moderación salarial, si no hay algún sobresalto en los precios internacionales de las materias primas y si la política presupuestaria es más moderada de lo previsto.

En este punto, el gobernador mostró cierta insatisfacción con las cuentas públicas de 1998. "Me hubiera gustado un Presupuesto más contractivo", afirmo . Es decir, que el déficit público fuera inferior al 2,4% del producto interior bruto (PIB). Para ello, Rojo insistió en que si hay aumento de ingresos derivado del alto crecimiento económico debería dedicarse a reducir el déficit y no a aumentar el gasto. Hacer lo contrario hipotecaría el futuro.

El gobernador se refirió también a la política fiscal y lanzó una crítica hacia el desequilibrio en el tratamiento de las distintas formas de ahorro, tras la reforma del régimen que se aplica a las plusvalías. "Tenemos en las rentas del capital un problema importante", dijo, "por lo que debería buscarse una mayor homogeneidad en su tratamiento fiscal".

En relación al futuro Banco Central Europeo (BCE), la institución que dirigirá la política monetaria tras la implantación del euro, Rojo se mostró contrario a dejar una silla vacía para el Reino Unido en su consejo.

En la misma comisión de presupuestos del Senado, el secretario de Estado de Presupuestos, José Folgado, anticipó que el déficit del Estado se ha reducido hasta el mes de octubre en un 52,4% en relación al mismo periodo del año anterior. La diferencia entre ingresos y pagos en contabilidad nacional se situó a esa fecha en el 1,2% del PIB frente al 2,7% del año anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 1997

Más información

  • Al gobernador del Banco de España le "hubiera gustado" un Presupuesto más restrictivo