Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de RTVE piden al Parlamento una financiación estable

Acusan a López-Amor de actuar al dictado de Álvarez Cascos

Desde 1993, los trabajadores de RTVE no salían masivamente a la calle para defender sus puestos de trabajo, denunciar la telebasura y demandar una financiación estable. Unos 4.000 trabajadores, muchos de ellos procedentes de los centros territoriales, se manifestaron ayer en Madrid en un acto que unió a todos los sindicatos del ente público (CC OO, UGT, APLI, UTC y CSIF).

Guillermo Summers e Ignacio Salas fueron algunos de los pocos rostros conocidos que se sumaron a la manifestación. Los representantes sindicales compartían la primera fila con el histórico sindicalista Marcelino Camacho. A su paso por las inmediaciones del Congreso, los manifestantes reclamaron de las fuerzas políticas la definición de un modelo de radiotelevisión pública que garantice su futuro y apueste por la calidad.Manuel Noya, presidente del Comité General Intercentros (CGI), pidió amparo al Parlamento para que se cumpla el Estatuto, que prevé la doble financiación (publicidad y subvención). "Los representantes políticos pueden cumplir la ley, y costear RTVE, o cambiarla", dijo Noya. Añadió que "mientras RTVE sea un campo de batalla partidista, jamás se encontrarán soluciones".

El CGI ha presentado a los grupos parlamentarios una enmienda para que los Presupuestos del Estado asuman el gasto de RNE (25.150 millones de pesetas) y otros 133.813 millones de la deuda acumulada por el ente. RTVE mantendría así a fines de 1998 la misma deuda del actual ejercicio: unos 440.000 millones, en vez de los casi 600.000 millones previstos para el año próximo. El proyecto de presupuestos del Gobierno sólo incluye una subvención de 11.000 millones y descarta asumir la deuda.

El representante de UTC acusó al director general de RTVE, Fernando López-Amor, de gestionar el ente desde una posición partidista. "López-Amor tiene que presionar al Parlamento y no hacer lo que le manda Cascos [Francisco Alvarez Cascos, vicepresidente primero del Gobierno] para presumir ante Europa de que el déficit público disminuye", añadió.

CC OO expresó su temor de que el incremento del endeudamiento sea la excusa para medidas drásticas "que pasen por el recorte del empleo y la privatización de alguna de las cadenas". La dirección de la empresa ha presentado un expediente de regulación de empleo para unos 1.500 trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1997