_
_
_
_
_

Muere Isaiah Berlin, pensador de la libertad

El filósofo e historiador británico aplicó su experiencia vital a la defensa del pluralismo

"Hemos perdido a un pensador eminente que defendía los valores morales más auténticos". En una escueta nota difundida ayer, la Universidad de Oxford lamentaba así lamuerte, a los 88 años, de Isaiah Berlin, fallecido el miércoles en esa ciudad inglesa. Filósofo, politólogo, historiador de las ideas; ruso, inglés, judío, crítico y profesor, Berlin era uno de los clásicos del pensamiento liberal del siglo. "Tenía un formidable poder intelectual, y el raro don de entender un gran espectro de ideas, esperanzas y miedos humanos" según su compañero en Oxford, Henry Hardy.Nacido en 1909 en Riga (Letonia) cuando ésta pertenecía aún al imperio ruso, su familia, de origen judío, emigró al Reino Unido en 1920. Berlin tuvo tiempo de presenciar la revolución bolchevique de noviembre de 1917 en San Petersburgo, y la muerte de centenares de personas en nombre del comunismo. Siete de sus parientes fallecieron además a manos de los nazis durante las purgas llevadas a cabo en su tierra natal.

En cierto modo, su defensa de la libertad y el libre albedrío, que le convierten en figura central del liberalismo en este siglo, se derivan de su experiencia vital . Incluso su apoyo a la causa sionista y al Estado de Israel tenía dicho acento. Siempre subrayó que debía crearse un régimen de democracia liberal.

"En realidad, Berlin ocupaba el espacio intermedio entre la filosofía y la historia. Sus escritos en este último campo eran un vehículo para verter sus teorías sobre el pluralismo y el liberalismo", afirma lan Harris, profesor de Teoría Política en la Universidad de Leicester y uno de los expertos en la obra del autor fallecido. Según él, el pensador vertebró su doctrina sobre las contradicciones que valores como el propio liberalismo presentan. "Libertad e igualdad no corren siempre parejas. Ante un conflicto así hay que elegir y Berlin veía en la libertad política la mejor salida". Su rechazo al totalitarismo, que fuerza al ciudadano a seguir una idea, le inclinó también hacia el Reino Unido. Su sociedad representaba el ideal liberal por antonomasia.

Flamante profesor

En Oxford, donde se desarrollaría toda su carrera, Isaiah. Berlin fue siempre una luminaria. Estudió dos carreras, Humanidades (1931) y Política, Filosofía y Economía (1932). En ambas obtuvo las máximas calificaciones. Convertido en un flamante profesor de filosofía en 1932, ascendió el escalafónacadémico sin tropiezos y, entre otras cosas, fue catedrático de Teoría Política y Social en el All Souls College. Durante la II Guerra Mundial sirvió en las embajadas del Reino Unido en Washington y -Moscú.

Las universidades estadounidenses de Harvard, Chicago y Princeton lo acogieron como profesor visitante. Sin su intercesión ante la Fundación Ford, además, es posible que el Wolfson College en Oxford, del que fue presidente entre 1966 y 1975, no existiera.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_