Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

PUNTUALIDAD Y RECUERDO

El alcalde de Segovia, Ramón Escobar, se vio obligado a despachar en pocos minutos al vicepresidente de Brasil, Marco Antonio de Oliveira Maciel, argumentando que el obispo de esta diócesis, Luis Gutiérrez, "es sumamente puntual". Un ligero retraso en la comitiva que trasladó en visita privada al vicepresidente brasileño y a su esposa, Anna María Ferreira, estuvo a punto de provocar que el alcalde y su corporación llegaran tarde a los actos organizados en la catedral con motivo de la festividad de San Frutos, patrono de la ciudad. Tras la breve recepción, Oliveira no dudó en acudir a la iglesia para escuchar el tradicional villancico en honor del santo. La semana pasada, Escobar tuvo una agenda protocolaria muy apretada ya que, el miércoles, recibió la Visita del presidente de Guatemala, Alvaro Arzú, antes de que éste recogiera el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Luego compartió mesa y mantel con Arzú y sus respectivas esposas, Patricia Escobar y Milagros Lago. Durante el almuerzo, Arzú fue invitado por el mesonero Cándido López Duque a partir el típico cochinillo asado con el borde de un plato, que al final de la ceremonia es lanzado al aire, estrellándose contra el suelo, quedando tan impresionado que quiso llevarse un trozo de esta pieza de la vajilla como recuerdo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de octubre de 1997