Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diego Jesús Jiménez gana por segunda vez el Nacional de Poesía

El poeta conquense Diego Jesús Jiménez, de 55 años, ganó ayer por segunda vez un galardón literario nacional. El Premio Nacional de Poesía de este año, dotado con dos millones y medio de pesetas, se le ha otorgado por su libro Itinerario para náufragos, con el que ya obtuvo el año pasado el Premio Nacional de la Crítica y el Jaime Gil de Biedma.

"No me esperaba en lo absoluto que me dieran este premio después de haberlo ganado en otra ocasión", confesó ayer Jiménez, aunque aquél era en otra época muy distinta". En 1968 el galardón se le concedió por Coro de ánimas. "Creo que Antonio Muñoz Molina y Pere Gimferrer también lo han recibido dos veces. De todas formas es muy importante para mí haberlo ganado".

Pero no son éstos los únicos. La trayectoria, de este poeta, pintor y ensayista está plagada de distinciones. Desde él Adonais en 1964, por La ciudad, ha ganado los premios Fray Luis de León, Bienal de Zamora, El Olivo de Jaén y Juan Ramón Jiménez. Para los poetas, los concursos literarios son en muchas ocasiones un apoyo y una forma de ver publicadas su obras en un medio bastante difícil. "Los premios siempre crean expectativas y son una ayuda para el poeta", afirma.

Pintor y ensayista

Sus títulos publicados son los siguientes: Grito con carne y, lluvia (1961), La va1ya (1962), La ciudad (1964), Coro de ánimas (1968), Ámbito de entonces (1973), Fiesta en la oscuridad (1976) Sangre en el bajorrelieve (1979) y Bajorrelieve (1990). También ha publicado los ensayos Ocho poetas del campo de Castilla (1968), Martínez Novillo (1972) y José Sancha (1975).Aunque durante cerca de catorce años se alejó de los círculos literarios, nunca dejó de escribir. "Estuve ocho años en el Partido Comunista y tuve algunas diferencias con ellos. Me di cuenta después de que no estaba hecho para militar en el partido y me vine a casa a trabajar. La poesía ha sido la actividad principal a lo largo de toda mi vida, aunque también soy pintor y fui editor de poesía durante una época".

Itinerario para náufragos es su libro más maduro. "Mi escritura se emparenta con la poesía barroca. No tengo nada contra la poesía de línea clara, creo que el poeta lo que hace es traducir su propia lengua. Crea lo que la realidad no nos daría. Pero el arte no se puede contar, no se puede contar la poesía ni un cuadro como Las Meninas", afirma Jiménez. 'itinerario para náufragos tiene cuatro partes. La primera está dedicada a Federico García Lorca y se titula Arcángel de ceniza, las otras están dedicadas respectivamente a la historia, a la infancia y a la propia escritura poética".

Entre los finalistas para el premio de este año figuraban los libros La mujer automática, de Miguel Casado; Tiempo desapacible, de Jon Juaristi- Los países nocturnos, de Carlos Marzal; Demiurgia, de Marius Sempere; La vida, de Eloy Sánchez Rosillo, As certezas de clima, de Miguel Anxo FernánVello, y La vida secreta de Rosalía, de Luz Pozo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de octubre de 1997