Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Angola es el gran vencedor de la guerra del Congo-Brazzaville

EE UU ha perdido en el presidente congoleño Pascal Lisuba a un socio económico (firmó con la petrolera Gulf); Laurent Kabila ha perdido a un aliado político (de última hora) y Francia no sabe bien qué ha ganado, pese a que el nuevo hombre fuerte, el general Denis Sassu Ngueso, prefiere a Elf-Aquitaine para la explotación del petróleo de su país. El único que no tiene dudas en Angola.

Soldados angoleños participaron decisivamente en la toma de Pointe Noire, la capital económica del Congo-Brazzaville. Con su implicación en los conflictos internos de dos Congos (el de Ngueso y el de Kabila), el Gobierno de Luanda ha cercenado las rutas de UNITA, el movimiento rebelde anticomunista de Jonás Savimbi que discute su autoridad desde la independencia de Portugal.

Con el cambio en el ex Zaire, el Gobierno de Angola cerró las bases de militares de UNITA al otro lado de la frontera. Con la salida de Lisuba, Angola ha clausurado la ruta logística (militar y económica) de Savimbi. La posición de UNITA es de gran debilidad en un momento en el que se enfrenta a sanciones de la ONU si no cumple con los acuerdos de paz. Un diplomático angoleño explicó que el objetivo es "consolidar sus fronteras en un año".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de octubre de 1997