Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Precisiones

Me refiero al informe de Amnistía Internacional que, sobre el problema de los desplazados en mi país, publicó ayer su periódico. Sobre el particular me permito hacerle las siguientes precisiones.1. El Gobierno colombiano ha invitado reiteradamente a Amnistía Internacional a establecer una oficina permanente en Colombia. Amnistía Internacional se ha negado sistemáticamente a aceptar esta oferta. Esta decisión es deplorable porque sus representantes en Colombia podrían cumplir de un modo más adecuado sus tareas mediante una constante verificación de los hechos.

2. Las visitas que sus funcionarios realizan a Colombia no les permiten, en consecuencia, disponer de una información completa sobre el agudo y complejo conflicto que enfrenta a la sociedad colombiana, y el cual debe ser siempre examinado desde los diversos ángulos que su escrutinio supone. Valga este ejemplo: aunque el informe identifica la guerra como la principal causa del desplazamiento forzado de personas, desconoce la responsabilidad, cada vez mayor, que los grupos guerrilleros tienen en la profundización de la guerra, como lo demuestra el reciente rechazo que le dieron a una generosa propuesta de paz formulada por el presidente Samper Pizano.

3. El informe soslaya y subestima las acciones cumplidas por el Gobierno para atender el problema de los desplazados y las cuales pueden resumirse así: a) creación de un sistema nacional de atención integral a la población desplazada y el cual tiene una amplia cobertura nacional y recursos presupuestales en cuantías apreciables; b) creación de una consejería presidencial para los desplazados; c) expedición de la Ley 387, de julio de este año, por la cual se adoptan medidas para la prevención, la asistencia de emergencia, la consolidación y estabilización socioeconómica de esta población en la perspectiva del retorno a los lugares de origen o reubicación concertada.

4. El Gobierno le ofrece una vez más a Amnistía Internacional la posibilidad de un amplio diálogo para debatir su informe y presentar sus propias estimaciones que se apoyan en cifras de irrefutable origen.- embajador de Colombia en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997