Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HOMENAJE A MIGUEL ÁNGEL BLANCO

López-Amor disculpa a los abucheadores: "Hay que respetar cualquier opinión

Fernando López-Amor, director general de Radiotelevisión Española, disculpó ayer, en aras de la libertad de expresión, a los abucheadores del cantautor Raimon y del actor José Sacristán. "Hay que respetar cualquier opinión", dijo López-Amor, impulsor del concierto- homenaje a Miguel Ángel Blanco. De la fundación que llevará el nombre del concejal asesinado sólo se sabe, de momento, que su familia estará en el patronato.

Fernando López-Amor, decidido impulsor del acto de homenaje a Miguel Angel Blanco, celebrado la noche del miércoles en la plaza de Las Ventas de Madrid, no ocultaba su satisfacción la noche del concierto. "RTVE, ha sido el motor principal de este acto de repulsa ante la barbarie y el terrorismo", afirmaba orgulloso en uno de los descansos del recital. Situado en la primera fila, donde también se hallaban, instalados en sillas de tijera, la familia del concejal, la infanta Cristina y los Duques de Lugo, el vicepresidente Álvarez Cascos y su esposa y diversos representantes de partidos políticos, a López-Amor se le veía feliz. Sentado casi en el filo de la silla, muy echado para adelante, siguió atentamente todas las actuaciones.Ayer las cosas cambiaron radicalmente. Las críticas al tono del acto y las acusaciones a la utilización por parte del Partido Popular, formación política a la que pertenece López Amor, provocaron nuevas declaraciones del responsable de RTVE. "En un recinto con 15.000 personas siempre hay posibilidad de que exista cualquier cosa que altere la libertad de expresión. Hay que respetar cualquier opinión", dijo refiriéndose a los abucheos dirigidos al cantautor valenciano Raimon y al actor José Sacristán. "Esta reacción minoritaria no empaña el éxito de la respuesta a la convocatoria de RTVE", añadió el responsable del Ente Público. Tras destacar que los artistas habían colaborado desinteresadamente, López-Amor calificó el acontecimiento de "una respuesta de vida frente a la muerte".

Sobre las críticas de los partidos políticos, el director de RTVE dijo: "Si luchar por la defensa de los derechos humanos y movilizar un caudal de energía, de talento y de personas, para poder hacer efectiva esa lucha es un acto de carácter partidista, que venga Dios y lo vea. Esas críticas no tienen sentido, aunque evidentemente están en su perfecto derecho a hacerlas, pero entiendo que en casos como éste hay que dejar a un lado cierta mezquindad y luchar con la cara bien alta en defensa de la paz y la libertad".

La recaudación conseguida en la taquilla, que según fuentes de TVE asciende a más de 30 millones de pesetas -unas 12.000 entradas de las gradas, al precio de 2.000 pesetas, y otras 2.000 localidades en la arena, a 5.000 pesetas- más las aportaciones de 1.000 pesetas a la llamada fila cero (adhesión económica sin asistencia física), irá a parar a la Fundación Miguel Ángel Blanco, que todavía no ha sido constituida. A esta cifra hay que añadir las llamadas realizadas al 905 500 500, si bien ayer TVE no especificó la cifra exacta. De estas llamadas, de un coste de 53 pesetas, 47 pesetas serán para la fundación y el resto corresponde, siempre según TVE, al coste del operador. También se han abierto cuentas en los principales bancos a nombre de la Fundación Miguel Ángel Blanco.

Desde que se puso en marcha el operativo del concierto, se dijo que la publicidad recaudada en los intermedios sería destinada a la fundación. El concierto del miércoles fue cortado por dos pausas de diez minutos para la publicidad. TVE no quiso ayer facilitar la cuantía de lo recaudado por este concepto publicitario, alegando que son "datos confidenciales". El programa fue seguido por 8,5 millones de espectadores.

"TVE ha hecho un esfuerzo para conseguir el patrimonio que necesita una fundación, condición indispensable y prioritaria para su creación. Ahora pasaremos la antorcha a quien corresponda", dijeron en la cadena pública. De momento se ignora no sólo quién elegirá a los tres patronos de la fundación, sino también quiénes van a ser. Lo único que está claro es que la familia de Blanco estará presente de alguna manera en este patronato, ya que ha autorizado su creación. Según López-Amor, se trata de un instrumento para la defensa de los Derechos Humanos, para ayudar a las víctimas de la violencia, el terrorismo y la intolerancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997

Más información

  • El director de RTVE, satisfecho por el desarrollo del homenaje a Blanco