Completado el mapa genético de la bacteria 'E. coli', la más conocida y utilizada en biología

La carta genética completa de la bacteria más estudiada y utilizada del mundo ya está descifrada, a los 75 años de su descubrimiento. Científicos de EE UU y México publican hoy en la revista Science la secuencia completa del genoma de la Escherichia coli, que suma 4-.403 genes, con un total de 4.639.221 pares de bases de ADN. Se desconoce la función de un tercio de estos genes. La representación del genoma ocupa un desplegable de 12 páginas en la revista. El informe representa la totalidad de los genes del organismo y el establecimiento, cuando es posible, de su función.La E. coli, una causa común de intoxicaciones alimentarias, es también el organismo unicelular más conocido de la biología moderna y se considera un modelo para el genoma humano en el Proyecto Genoma. Esta bacteria vive en el intestino grueso de los animales, incluido el hombre.

Fue aislada por primera vez en 1922 de un paciente que había sufrido difteria y se convirtió en importante. como organismo objeto de experimentos en 1945 cuando fue utilizada para descubrir, la transferencia genética espontánea que permite reproducirse a las bacterias. Como resultado de la investigación, esta cepa, denominada K- 12, fue adoptada para trabajos básicos en bioquímica, genética y fisiología. En los últimos años, se ha utilizado como fábrica de productos de biotecnología, para producir insulina humana y otros fármacos tras su manipulación por ingeniería genética.

Los datos de los genes llevan varios meses accesibles por Internet, pero hasta ahora no se había establecido con detalle su secuencia para su publicación.

Con la E. coli son ya siete los genomas completos de microorganismos secuenciados, y ésta es la mayor bacteria de las secuencia das. La investigación ha sido liderada por Frederick R. Blattner, de la Universidad de Wisconsin-Madison. En su trabajo, los investigadores detallan las si militudes entre los genes de la E. coli y los de otros organismos, información esencial para comprender la evolución de ésta y otras bacterias y para averiguar qué genes son los mínimos indispensables para crear vida.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS