Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La herida luminosa", acogida con aplausos y emoción en Montreal

José Luis Garci presenta su última película en el festival canadiense

La cita era a las nueve de la mañana. En la proyección, destinada en principio a la prensa, se abarrotaban más de 800 personas. José Luis Garci (Madrid, 1944), un director versado en competiciones internacionales consiguió arrancar con La herida luminosa sonrisas, lloros y un caluroso aplauso final. Antes de la proyección Garci pidió perdón al público por haber rodado una película sin sexo ni violencia ni tacos

Cayetana Guillén fue la primera en tomar la palabra. En perfecto inglés la actriz explicó que el papel de sor María ha sido uno de los más importantes para ella. "Es la primera vez que he trabajado con mi padre", comentó la actriz, "mirarle a los ojos no era mirar a los ojos de un extraño, y creo que durante la película hemos tenido más de una conversación privada". Fernando Guillén optó por el francés para dar las gracias a los presentes y mostrar su alegría por la presencia de la película en Montreal.A la salida ninguno de los tres miembros del equipo podía ocultar su alegría. "No recuerdo una acogida como ésta en mucho tiempo", explicó Garci. "Han seguido toda la carga emotiva, se han emocionado, han reído. En este festival las películas se ven sin los antecedentes penales que uno tiene en España, y eso se nota". Para Cayetana,, lo fundamental es que se ha respetado el tempo del filme. "Los silencios han sido increíbles, nadie se movía, ni siquiera se ha oído una tos". Fernando Guillén dice haber comprendido después de este pase el éxito de Garci en el extranjero. "Es capaz de hablar de nuestras cosas con un lenguaje que llega a todo el mundo. En España, quizá porque durante muchos años nos han metido la religión con cuchara, hay recelos hacia todo lo que la rodea, algo que no sucede aquí".

Segundo melodrama

La herida luminosa, basada en la obra de teatro de Josep María Sagarra, es la segunda entrega del ciclo de melodramas que Garci inició con Canción de cuna, por la que consiguió en este festival el premio al mejor director y el premio especial del jurado. El éxito de su anterior filme en el certamen ha hecho que La herida luminosa sea la película de la que más entradas se han vendido por anticipado. En esta ocasión Garci cuenta la historia del doctor Molinos (Fernando Guillén), un médico que arrastra un matrimonio infeliz y cuya única hija (Cayetana Guillén Cuervo) ha optado por los hábitos dejándole aún más solo. Molinos inicia una relación adúltera con una compañera de trabajo y éste será el desencadenante del drama.

Lo mismo el director que los actores se lamentaban de que en España la película haya sido ' lanzada muy mal. "Ni siquiera se ha visto, ha estado muy pocos días en cartel e incluso hay gente que cree que ni siquiera se ha estrenado",. explicó Cayetana. Garci espera poder repetir el fenómeno de Canción de cuna, que después de ganar en Montreal volvió a las pantallas españolas. Y es que el director cree que este cine de sentimientos también tiene un hueco que llenar: "Cuando hice El crack nadie me dijo que me había vuelto un detective privado y ahora parece que, de repente, sólo me interesa la religión. No se trata de eso sino de hablar de emociones".

En la misma línea, y para cerrar la trilogía del melodrama, el director empezará a rodar a finales de septiembre El abuelo, basada en la novela de Benito Pérez Galdós y con Fernando Fernán Gómez y Cayetana Guillén como protagonistas. "Yo tenía muy claro", comentó Garci, "que si no hacía esta película con Fernando no la hacía. La idea surgió hace dos años y medio, y ahora con la ayuda de Televisión Española y Canal + voy a poder producirla". Según el director, El abuelo es un melodrama sobre la tolerancia, al que se acerca con la mayor humildad.

"Sé que es un texto de Galdós y que trabajo con un príncipe del cine como es Fernando Fernán-Gómez. Un excelente actor, director y escritor". Cayetana Guillén afronta este mano a mano con Fernán-Gómez con energía. "Es un texto de mucha envergadura y un papel para el que tengo que estar muy concentrada. Creo que estoy subiendo los escalones de mi carrera a un ritmo adecuado" explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 1997